martes. 05.07.2022
luis fuentes
El presidente de las Cortes, Luis Fuentes, inaugura la jornada de exaltación del Fuero de León, que ha tenido lugar en la Cámara autonómica. CORTES DE CASTILLA Y LEÓN

 Los 48 preceptos que componen el Fuero de León (1017) son el primer cuerpo legislativo documentado entre los reinos cristianos de la Península Ibérica, que sirvieron además de base para los Decreta de León, que en el 1188 dieron cuerpo al primer sistema parlamentario de Europa, germen de las actuales asambleas legislativas.

De este modo, las Cortes de Castilla y León han acogido este viernes la lectura de los 48 preceptos que componen este Fuero de León de 1017, que luego fue completado con los preceptos locales de la urbe y su alfoz en 1020 y que son el primer documento jurídico escrito que regula el modo de vida en uno de los reinos cristianos más importantes del momento.

Precisamente, para conmemorar los más de mil años de estos fueros, Reino Editorial por iniciativa de Sofcaple, ha elaborado un libro con 504 ejemplares que recoge en una misma obra estos Fueros de León de 1017 y 1020 y que cuenta con la colaboración de expertos en la materia como historiadores, juristas o filólogos.

"Estos fueros son el germen remoto del surgimiento de las primeras cortes estamentales en España", ha expresado en rueda de prensa el doctor Fernando de Arvizu, que ha explicado que en estos preceptos ya se habla de una sociedad dividida en tres estamentos: Iglesia, Rey y pueblo (precepto sexto), que es la base de toda la sociedad del Antiguo Régimen imperante hasta las revoluciones liberales y la Ilustración.

Fue el monarca leonés Alfonso V quien, tras heredar un reino en descomposición y asolado por las guerras, decidió dotar a su territorio con un cuerpo legal "pionero e imitado hasta la saciedad" en los siglos posteriores, que permitió regular aspectos básicos del día a día como la prohibición de llevar armas en el mercado o que los leoneses de entonces pudieran vender vino en sus casas si era de elaboración propia, ha explicado por su parte el coordinador de la publicación, Vicente Carvajal.

Todo ello evidencia que, por aquel entonces, la ciudad de León era ya un municipio "desarrollado y maduro", que iba "para arriba", como demuestran estos fueros, que son la "semilla y el crisol del derecho hispano", ha ahondado Arvizu.

Por ello, el académico ha considerado "muy oportuno" que las actuales Cortes de Castilla y León, que son "la casa de todos", reconozcan esta parte de su historia "tan importante", ya que estos Fueros de León son una norma "esencial" de una época en la que este reino tenía la ardua tarea de "repoblar y reconstruir" un reino que había sido azotado por las razias del temible Almanzor.

Elaborado con técnicas de hace mil años, el artesano y escribano Antonio Suárez ha sido el encargado de reproducir esa letra minúscula visigótica que da vida a los preceptos y que supone una "obra de arte excepcional", ha destacado Carvajal.

Además de su importancia jurídica, estos Fueros de León también revelan cambios en la sociedad de la época, reflejados, por ejemplo en el modo en el que estos fueron escritos.

Así, mientras que los fueros territoriales de 1017 están redactados en un latín ya viciado por el tiempo, aunque con expresiones propias del latín tradicional; los fueros locales ya están escritos en una lengua romance, que incluye incluso algún arabismo, como el término alfoz.

En la lectura solemne de estos 48 preceptos en las Cortes de Castilla y León han estado presentes algunos leoneses ilustres, además de la representación de todos los procuradores de esta provincia o la consejera de Empleo e Industria, la leonesa Ana Carlota Amigo, además del portavoz del Grupo Socialista en la Cámara, Luis Tudanca.

Las Cortes exaltan a su "germen" con la lectura de los Fueros de León
Comentarios