martes 7/12/21

Crece el número de agresiones de menores a sus padres y desaparecen las de abuelos

Las diligencias abiertas al respecto en Fiscalía se reducen pero se achaca la tendencia a secuelas del confinamiento
                      Detención de un menor acusado de apuñalar a su propio padre. JAUME IGNES
Detención de un menor acusado de apuñalar a su propio padre. JAUME IGNES

Las agresiones de hijos a padres se duplicaron prácticamente en el ejercicio del 2020 y pasaron de las 10 del año anterior a los 17 episodios que se han constatado este año, de acuerdo a los datos de la memoria de la Fiscalía Provincial de León recientemente publicados. Sin embargo, de la decena de casos de agresiones contra abuelos se pasa a no registrar ningún episodio en el último año, siempre de acuerdo al mismo balance.

En el apartado de diligencias abiertas por cuestiones relacionadas con la violencia doméstica deja 34 actuaciones en las que fueron los padres que saber de los hijos, y 17 casos en las que las víctimas fueron los progenitores. Los nietos agredidos fueron cinco, mientras que no se registró caso alguno de abuelos que resultaron investigados por esta causa. Sí se hace constar la existencia de una persona vulnerable que convivía con el agresor y diez de parientes de otros tipos.

También caen los epígrafes correspondientes a los abusos sexuales contra menores de 16 años, que pasan de 12 episodios en el anterior por 10 en el último balance.

Las agresiones sexuales a menores de 16 años también bajan de cinco a tres, el acoso por telecomunicaciones contra menores de 16 años se reduce en un 33%. No se constatan casos de abusos sexuales con engaño sobre mayores de 16 años y menores de 18, ni tampoco de agresiones sexuales o del uso de prostitución de persona menor de edad en espectáculos pornográficos.

Este tipo de episodios de violencia de hijos a padres son una tendencia a la baja en el territorio nacional, según se desprende del informe Violencia filioparental en España, hecho público por la Fundación Amigó. El estudio señala que los expedientes abiertos a jóvenes por episodios de este tipo de violencia ascendieron durante el año pasado a 4.699, frente a los 5.055 registrados durante 2019.

Descenso insignificante

«Es verdad que ha habido un descenso, pero no ha sido significativo. Sigue siendo un número muy alto», afirma María José Ridaura, psicóloga de la Fundación Amigó y experta en intervención en casos de violencia filio-parental.

Debido al confinamiento obligatorio del año pasado, la mayoría de expertos vaticinó un repunte de los casos de violencia intrafamiliar en todas sus variantes, pero los datos de agresiones de hijos a padres lo desmienten. ¿Qué ha sucedido entonces?.

«Hay muchos factores implicados, porque este tipo de violencia tiene muchas causas», responde Ridaura, que menciona supuestos como que los padres fueran «más permisivos» durante esos meses, que «desaparecieron motivos de conflicto» como la influencia del grupo de amigos o que los hijos simplemente no pudieran llegar tarde a casa de noche, y también que en muchos hogares pudo haber «más momentos de afecto y de risas en común, porque padres y madres pudieron estar más presentes que antes». Además, en el caso de que hubiera habido episodios de violencia, «quizá los padres no se decidieran a denunciar a sus hijos por miedo a lo que pudiera pasarles en esa situación excepcional».

Uno de los datos destacados del informe es que en el 64 % de las denuncias presentadas los menores presentaban algún tipo de adicción. «Pero son dos problemas diferentes que se abordan por separado, aunque se presenten conjuntamente», aclara María José Ridaura.

Crece el número de agresiones de menores a sus padres y desaparecen las de abuelos
Comentarios