miércoles 22/9/21

Una creciente red de videovigilancia vital para investigaciones de la Policía

Cámaras de videovigilancia en una de las múltiples zonas residenciales de la capital. FERNANDO OTERO

La cada vez más tupida red de sistemas de videovigilancia, que protege viviendas, establecimientos, otras instalaciones, instituciones y organismos oficiales, resulta fundamental para el trabajo de la Policía. «Muchas veces nos piden las imágenes grabadas por cámaras de comunidades de vecinos para investigar delitos», cuenta Jesús Luque. Y aunque únicamente pueden grabar zonas comunes y la entrada del edificio, sin que esté permitido que capten imágenes en propiedad privada, ni tampoco en la calle o viviendas y zonas ajenas, en la práctica en su visionado también puede verse con frecuencia el entorno del edificio.

A pesar de que este periódico intentó reiteradamente conocer la opinión de los mandos de las Fuerzas de Seguridad del Estado en León sobre la creciente implantación de sistemas de seguridad en los hogares y la relación entre éstas y la bajada de los robos en viviendas, el Ministerio del Interior impidió la labor.

¿Y cómo ha cambiado el concepto de seguridad en el hogar con la pandemia? —otra pregunta sin respuesta policial en esta información—. Las empresas especializadas creen que en esencia siempre ante una amenaza hay un respuesta, como la numerosa demanda actual de alarmas de vecinos de Gran Vía de San Marcos, en zonas paralelas a Padre Isla, por la oleada de robos sufrida en las últimas semanas. La bajada progresiva del coste de las medidas se seguridad ha popularizado más el acceso a alarmas y videovigilancia.

Una creciente red de videovigilancia vital para investigaciones de la Policía