domingo 20/9/20
Juzgados

El crimen de Dawry fue un ajuste de cuentas por un presunto robo anterior

La jueza deja en libertad a los dos últimos encarcelados y mantiene en prisión solo al presunto autor
Paraje de Villavente en el que fue encontrado el cuerpo del joven dominicano. FERNANDO OTERO
Paraje de Villavente en el que fue encontrado el cuerpo del joven dominicano. FERNANDO OTERO

Dos varones de procedencia sudamericana fueron puestos en libertad ayer tras considerar la jueza instructora del crimen de Villavente que no es necesario mantenerlos privados de libertad, si bien les exige comparecer en sede judicial todos los lunes y no abandonar España.

En este estado de la causa, tan solo el supuesto autor material de los dos disparos, un amigo de la infancia de la víctima, permanece recluido en el Centro Penitenciario Provincial de Villahierro. Hasta cuatro personas ingresaron en prisión durante la fase de instrucción, que ahora deja de ser secreta por decisión de la magistrada.

Investigación

Catorce personas han declarado para esclarecer los hechos, ocurridos el 25 de febrero

Según las diligencias practicadas y habiendo sido escuchadas en declaración hasta catorce personas, el supuesto autor de los hechos ha reconocido su participación. El móvil del delito sería según la jueza un supuesto ajuste de cuentas después de un robo con violencia perpetrado en el domicilio de la madre del autor material del crimen, que tenia sospechas de la implicación en el mismo por parte de la víctima.

Uno de los testigos condujo el vehículo que desplazó a todos los implicados hasta el lugar en el que ocurrió la muerte de la víctima y ofreció la Guardia Civil y en sede judicial un relato de los hechos coincidente con los indicios obtenidos a través de las dirigencias prácticas en la instrucción.

Los investigados no niegan haberse desplazado en la tarde del 25 de febrero en coche y haber sido recogidos por el supuesto autor material del crimen y su conductor. Declaran que fue el principal imputado quien después de mantener unas palabras con la víctima en el lugar del homicidio además de con sus acompañantes, decidió matarlo.

De la investigación y de las declaraciones de todos los implicados se descarta interés de cualquiera de ellos en facilitar la ejecución del delito, como que tampoco tuvieron conocimiento de la intención real del cabecilla de la trama en dar muerte a la víctima.Los detenidos fueron escuchados en sede judicial y no tienen antecedentes penales por hechos delictivos.

Tampoco tiene constancia la jueza de que hubieran participado activamente en la muerte de Dawry, por cuanto según lo explicado por el mismo autor material, si bien este sí tenía interés en vengarse de un robo con violencia cometido en el domicilio de su madre.Todos refieren que fueron amenazados por el autor de los disparos y ya sabían lo que les podía ocurrir a ellos o a sus familias.

Aún siendo conocedores de que el autor material se desplazaba con todos ellos a un lugar retirado a fin de aclarar lo ocurrido con el robo con violencia, en ningún caso se refiere por el principal testigo, cuyo testimonio fue determinante para la detención de los demás investigados, que conociera que el supuesto autor de la muerte portaba un arma cuando se dirigía al lugar del delito.

El crimen de Dawry fue un ajuste de cuentas por un presunto robo anterior