sábado. 02.07.2022
Un año de la muerte de Mario

Toque de queda, botellón y una navaja: así fue el crimen de la Torre en León

La defensa del acusado de apuñalar a otro joven rechaza la separación del caso en dos piezas
latorre
Inmediaciones del lugar en el que ocurrieron los hechos. MAZ

La causa judicial abierta por la muerte de un joven en el área del pabellón de La Torre en mayo de 2021 permanece varada de forma momentánea por la deliberación pendiente de los recursos presentados por la defensa del sospechoso de la autoría material, que considera que no se debe de separar en dos piezas diferentes la investigación correspondiente a las dos peleas que rodearon a la puñalada mortal. Del suceso se cumple un año este lunes.

Un estudiante de la Universidad de León, natural de la localidad cántabra de Colindres, murió a manos de otro leonés que cursaba la carrera de Derecho. El acusado sostiene que se defendió de la agresión previa que había iniciado el grupo del fallecido, con quien ya se había producido una reyerta previa en el merendero de los aledaños.

Para la representación procesal del investigado, se trata de un caso de defensa propia condicionado por los momentos previos. El Ministerio Fiscal y las acusaciones entienden que no es ajustada a la realidad esa versión y lo incardinan en una pelea multitudinaria que terminó de forma fatal.

Imputaciones
Hay tres jóvenes encausados, dos por lesiones y el tercero como autor confeso del crimen

Las imputaciones alcanzan de manera formal a tres jóvenes en este momento procesal. A los cargos por homicidio que pesan sobre el principal investigado, procede añadir un delito menos grave de lesiones imputable a uno de los miembros del grupo agresor, vecino de Eras de Renueva, y un delito leve de lesiones, imputable a un joven de nacionalidad uruguaya, «por extender la competencia del Tribunal del Jurado a estos posibles delitos a fin de evitar que se rompa la continencia de la causa, al haberse producido tales resultados lesivos durante el desarrollo de una pelea múltiple con varios intervinientes», señala la instructora en uno de sus últimos autos.

Mejor suerte han corrido otros dos investigados, para los que el asunto limita su papel al de meros testigos, «al no poder determinarse la entidad de las mismas ni identificarse de forma individualizada a su posible autor». 

Herido el autor confeso

También se procede igual respecto de las lesiones sufridas por el autor confeso del crimen, al no poder identificarse de forma individualizada a su posible autor, debiendo tenerse cuenta que, de haber sido el fallecido, su responsabilidad penal habría quedado extinguida por su fallecimiento. Instrucción 5 da por probado que, sobre las 3.50 horas del 16 de mayo de 2021, en el descampado sito en la calle el Encinar de León, se produjo una pelea entre siete jóvenes de una parte (el grupo de amigos del fallecido), y cinco de otra (los vinculados al agresor), durante el cual se golpearon unos a otros. 

Primer ataque

Un primer investigado golpeó con un objeto a otro en la cabeza y este golpeó a su vez a un tercero, ante lo cual el autor confeso del crimen sacó la navaja que llevaba, salió corriendo detrás de la víctima y se la clavó en el costado izquierdo, resultando fallecido, El joven agredido en la cabeza resultó con herida que precisó sutura, y el segundo con abrasiones.

Numerosos testigos prestarán su testimonio en la presumible vista oral que se abrirá en la Audiencia Provincial, por cuanto había muchos jóvenes de los dos grupos presentes en la zona en el momento de los hechos. 

Toque de queda, botellón y una navaja: así fue el crimen de la Torre en León