miércoles. 06.07.2022

Un informe del Tribunal de Cuentas no deja dudas sobre el origen y la causa de los sobrecostes y retrasos que han terminado por eternizar el avance de las obras de los túneles de la Variante de Pajares.

Nueve contratos de la treintena que estaba en vigor entre los ejercicio 2014 y 2017 se entorpecieron por suspensiones; siete, por retraso de tareas en la ejecución; y otros dos de ellos porque no se pudieron ni ejecutar desde el inicio, con el cúmulo de inconvenientes que esto acarrea para el desarrollo de las obras. Según informó La Nueva España, el montante de los contratos suspendios superó los noventa millones de euros.

Esto arrastró a una cadena de reclamaciones de las empresas afectadas que llevó a las indemnizaciones a una cifra cercana a los cuatro millones de euros.

El informe del Tribunal de Cuestan analiza el desajuste presupuestario que abarca los cuatro años se la segunda mitad de la pasada década: de la consignación de 880 millones de euro, no se llevaron a ejecución más de 490.

El informe de Cuentas relata el proceso con fallos en «falta de coordinación, que se arrastra hasta la fecha. El contrato para la instalación de la catenaria debería haber terminado hace cinco años y aún está por acabar. El contrato de adjudicado hace nueve años incumplía la normativa europea de seguridad, en vigor desde 2008.

Cuentas señala al culpable del retraso de la obra de la Variante
Comentarios