jueves. 02.02.2023
1397124194
Tomando el nombre de un árbol que tiene hojas durante todo el año, el monkole, nació el proyecto de un centro médico en uno de los barrios deprimido de Kinshasa, la capital de Congo. El Hospital abrió sus puertas en 1991 y gracias a la colaboración de distintas organizaciones no gubernamentales, el Gobierno de Navarra y la Clínica Universitaria aquel primer dispensario es hoy un Centro Materno-Infantil, un hospital de cuarenta camas y una escuela de Enfermería. El doctor Mbongo, un joven estudiante de Medicina cuando empezó el proyecto que es hoy anestesista en la Clínica Universitaria de Navarra, presentará hoy el proyecto en una conferencia que tendrá lugar a las 12.00 horas en el Hostal de San Marcos. La presentación en León de este proyecto pretende abrir una vía de colaboración para que los leoneses colaboren. Una organización pamplonesa se encarga de canalizar las ayudas económicas pero también se puede prestar tiempo, material o formación. «Que cada uno ayude según sus necesidades», explica el doctor. El objetivo del Centro Médico Monkole es la autofinanciación pero existen distintas fases -indica Mbongo- en que son necesarias las aportaciones económicas exteriores, como esta en la que se pretende llevar a cabo una ampliación para pasar de 40 a 150 camas de hospitalización. Mecenas de Francia, España y de otros países de la Unión Europea han contribuido a la transformación de aquel pequeño consultorio a la que las gentes de Kinshasa no quería acudir porque al estar tan limpio pensaban que sería carísimo. «Y no es cierto -apunta Mbongo-. Está construido para atender a toda la población y se basa en un sistema de categorías por el que paga más quien más puede aportar». El centro se ha quedado pequeño para la población. Cuenta con un centro materno-infantil, realiza programas de educación y vacunación, formación médica y de enfermería pero sus responsables quieren ampliar el área de hospitalización, montar un quirófano completo, laboratorio, área de urgencias¿ hacer de un consultorio una clínica de primer orden. El apoyo de los médicos españoles, que cada dos años acuden al centro como docentes, y de la Clínica Universitaria ha permitido dotar de material el centro pero la necesidad es continua. Lugar: Hostal San Marcos. Hora: 12.00 horas.

De dispensario a clínica