domingo. 03.07.2022

Entiende la Sección Tercera de la Audiencia que Como consta de las declaraciones de tres de los testigos ante la Policía —y ratificadas en el Juzgado Instructor— presuntamente- hubo dos escenarios distintos de tal modo que, lo que empieza siendo una pelea o agresión entre varios (que provocan las lesiones menos graves y leves perpetradas supuestamente por los otros acusados que no son el principal sospechoso, sigue con un episodio claramente escindible. Según los testigos mencionados, presuntamente, el luego fallecido, golpea en la nariz al supuesto autor material, (o al menos eso piensa él), sangra y comienza una persecución protagonizada por el principal sospechosoo y un segundo participante en los hechos,, que corren tras la víctima, quedándose retrasado un amigo y siguiendo en la carrera el principal investigado, quien, a unos 50 metros más adelante, presuntamente apuñala al estudiante de Colindres, que acaba falleciendo», señala la Audiencia.

En resumen, el recurso no prospera y será el Tribunal del Jurado el que deba enjuiciar el supuesto homicidio y (previa deducción de los oportunos testimonios y diligencias de investigación precisas incoando causa distinta como se dice en el Auto recurrido) el Juzgado de lo Penal el que enjuicie las lesiones menos graves y leves, sufridos por los otros perjudicados que constan en la causa.

La competencia del Tribunal del Jurado se extiende al enjuiciamiento de los delitos conexos, siempre que la conexión tenga su origen en alguno de los siguientes supuestos: Que dos o más personas reunidas cometan simultáneamente los distintos delitos; que dos o más personas cometan más de un delito en distintos lugares o tiempos, si hubiere precedido concierto para ello; que alguno de los delitos se haya cometido para perpetrar otros, facilitar su ejecución o procurar su impunidad.

Entiende la Audiencia que no hay correlación entre las dos peleas y que por tanto los hechos son diferenciados y deben juzgarse conforme a diferentes procedimientos y así se determina.

Las declaraciones testificales demuestran que hubo dos escenarios para la pelea