domingo. 27.11.2022

Entre las actuaciones urgentes a las que deben enfrentarse los edificios, y por tanto sus comunidades de vecinos, está la de conseguir que sean sostenibles. Aunque el parque de viviendas leonés no está muy envejecido —y que ya se va por la segunda vuelta de la ITV de la viviendas— aún quedan muchas acciones por llevar a cabo, sobre todo en cuestiones de calefacciones, envolventes (incluyendo cubiertas y ventanas) y accesibilidad. El objetivo lanzado por Europa para lograr reducir las emisiones puede concretarse en diez años «cuando se pagarán impuestos en función del consumo y la calificación energética de los edificios». Para conseguir esta adaptación, los vecinos de un edificio medio deberán hacer una derrama mínima de 6.000 euros, en el caso de que sólo se tenga que renovar la caldera. Instalar un ascensor puede generar un coste por vecino superior a los 14.000 euros, mientras que el desembolso para mejorar la envolvente y hacerla eficiente, junto con la cubierta, parte de los 10.000 euros. El presidente del Colegio de Adminsitradores de Fincas, Jesús Luque Borge, remarca que las ayudas lanzadas desde Bruselas también están encaminadas en esta línea.

La derrama para hacer un edificio sostenible, desde los 6.000 euros