sábado 04.07.2020
MEDIDAS DEL AYUNTAMIENTO

El derribo de los pisos de la Azucarera dispersa a los okupas por La Vega y los vagones de tren

La Asociación Leonesa de Amigos del Ferrocarril denuncia que los sin techo se cuelan cada noche en sus trenes
El derribo de los pisos de la Azucarera dispersa a los okupas por La Vega  y los vagones de tren

Duermen, fuman y hasta improvisan tendederos en mitad del pasillo. Cada vez más indigentes y personas sin techo ocupan los trenes que la Asociación Leonesa de Amigos del Ferrocarril tiene en propiedad en las vías de la antigua estación de tren de la capital. Una situación que «ha empeorado» desde que a principios de semana culminaba el derribo de las viejas casas de la Azucarera, desplazando a muchos de ellos hasta estos vagones en busca de un techo donde pasar la noche.

La «dejadez» que sufren los alrededores del futuro Palacio de Congresos —en el barrio de La Vega— se ha convertido en reclamo de vándalos. «Rompen vallas, hacen pintadas y se cuelan por cualquier parte», asegura Buenaventura Durruti Santos, presidente de la asociación, quien denuncia «el total abandono» que sufren por parte del Ayuntamiento de León, «principal responsable» de que los coches de viajeros —que la propia asociación se encarga de devolver a la vida— permanezcan a la intemperie. «La situación que vive el patrimonio ferroviario de la ciudad es lamentable y nadie con competencias da una solución». Durruti considera que no es una cuestión «de dinero» sino de llevar a cabo una «buena gestión».

Reclama unas instalaciones cubiertas para conservar estas «joyas» como se merecen. Desde la asociación tienen miedo de que se repita un caso como el que ocurrió el pasado mes de noviembre en Bilbao, cuando el TER 9736 ardía sin control por el descuido de algunos de los indigentes que solían utilizarlo para pernoctar.

Pero el problema de los okupas en la zona se extiende más allá de las vías. En concreto a los terrenos del chalet en el que habitaba el antiguo director de la Azucarera. «Las ventanas tapiadas aparecen destrozadas, las alambradas rotas y la seguridad policial brilla por su ausencia».

Sin respuesta

Otros proyectos propuestos para reactivar el barrio como la reconversión de la plaza situada junto a la antigua estación o la colocación de señales históricas en la nueva rotonda que abre camino entre el centro de la ciudad y Doctor Fleming «también han caído en el saco roto de las instituciones», finaliza.

El derribo de los pisos de la Azucarera dispersa a los okupas por La Vega y los...