martes. 05.07.2022
Educación

La despoblación, la industria 4.0 y la era postcovid, nuevos retos para la FP

Junta, sindicatos y empresas preparan la nueva estrategia de los estudios centrados en el empleo

La despoblación y la era postcovid centrarán la Formación Profesional en Castilla y León, cuyo futuro comenzaron ayer a diseñar la administración autonómica, sindicatos y empresarios con la constitución de la Mesa del Plan General 2021-2025. Este plan responde a la III Estrategia Integrada de Empleo, Formación Profesional, Prevención de Riesgos Laborales e Igualdad y Conciliación en el Empleo y sus líneas maestras tendrán en cuenta la situación actual, las recomendaciones europeas y los planes en vigor a escala nacional y autonómica, siempre desde los objetivos fijados por la Junta tanto en formación y empleo como en políticas de cohesión y de crecimiento.

La futura FP, a través del diseño de sus enseñanzas, responderá al desarrollo personal del alumno, al ejercicio del derecho al trabajo, y al acceso en igualdad a las diferentes modalidades que se impartan. Otros desafíos que deberá afrontar son los del reto demográfico, las tendencias del sistema productivo, el impacto de la tecnología 4.0, las necesidades de nuevos perfiles profesionales y la recuperación de la actividad y el crecimiento económico tras la crisis de la covid-19.

Unos cuestan más

Los menores importes de gasto medio por alumno corresponden a la Formación Profesional

El plan recientemente finalizado (2016-2020) ha permitido impulsar la FP en Castilla y León de una forma importante, con más de 42.000 alumnos matriculados durante este curso. La inserción laboral supera el 83% de media y se han creado más de mil puestos de aprendizaje dual con empresas de todos los sectores productivos. También se ha puesto en marcha un sistema de movilidades Erasmus para que el alumnado de FP pueda formarse en empresas de otros países europeos, siendo una de las comunidades que más movilidades gestiona.

Durante estos años se ha potenciado y aumentado casi un 40% el número de centros integrados de FP, hasta alcanzar los 32 actuales, e incrementado de forma significativa el catálogo de titulaciones ofertadas: 123 diferentes en régimen presencial y 20 en educación a distancia. Más de 50.000 alumnos han realizado prácticas en empresas durante el desarrollo del Plan, unos 11.000 cada año, realizando más de 20 millones de horas de formación a razón de una media de 4.125.000 horas al año.

Por último, la Formación Profesional Dual ha pasado de 167 a 460 empresas colaboradoras con proyectos autorizados y en la actualidad se ofertan más de mil puestos de aprendiz en una veintena de familias profesionales, lo que supone un incremento del 253%.

En cuanto al porcentaje de matrícula en estudios de FP sobre el total de estudiantes de entre 16 y 34 años, Castilla y León se situó en 2019 a la cabeza de las comunidades autónomas con un 40% por delante de Galicia (34), País Vasco (32), Andalucía (26) y Comunidad de Madrid (19).

Respecto al gasto de los estudiantes en una y otra vertiente, el desembloso medio por usuario en matrícula y clases lectivas fue de 765 euros, en otros servicios complementarios (transporte, alojamiento, etcétera.) de 478 euros y en clases particulares y de refuerzo de la enseñanza reglada de 453 euros. En cuanto al gasto medio por estudiante, el mayor importe se dio en las rúbricas otros estudios de educación superior (3.180 euros), estudios universitarios (2.417 euros) y primer ciclo de educación infantil (1.279 euros). Por el contrario, los menores importes de gasto medio correspondieron a los otros estudios de educación secundaria (211 euros) y a la FP (501 euros).

La despoblación, la industria 4.0 y la era postcovid, nuevos retos para la FP
Comentarios