domingo 20.10.2019

La DGT introduce drones en León para sancionar los excesos del tráfico

En León, estarán en la A-66 León-Asturias, la N-630 León-Benavente. Los dispositivos aéreos entran en funcionamiento en agosto, con 55.000 trayectos en las vías leonesas
Cuidado en la A-66 León-Asturias y la N-630 León-Benavente; drones a la vista

Agosto es la segunda época anual, después de Semana Santa, con más movimiento de vehículos por las carreteras; en las de León, sólo en este inicio de la operación salida dispuesta para la vigilancia de las vías con motivo de los traslados vacacionales, se esperan 55.000 trayectos. El es cálculo ofrecido por los responsables de la seguridad vial, que han vuelto a incidir en un repertorio de consejos vitales para mantener la integridad.

En León, estarán en la A-66 León-Asturias, la N-630 León-Benavente

Las carreteras dela comunidad autónoma que soportarán una mayor intensidad de tráfico son la AP-1, AP-6, A-52, A-66, N-60 y N-630.

Además, para esta operación de agosto entrarán en funcionamiento en Castilla y León dos nuevos radares de tramos en Zamora, N-122, y en Ávila, N-403.

La franja de alta densidad de circulación en la provincia leonesa entra en escena bajo una red de vigilancia inusitada, que tiene por objetivo disuadir a los usuarios de excesos que ponen en peligro la seguridad en carreteras, y sancionar infracciones y formas de conducción que se excedan de lo permitido por el código de circulación. A esa tarea se suma desde un nuevo dispositivo; la DGT va a emplear drones para tener una vista cenital del flujo de la circulación, una referencia novedosa en el plan de vigilancia, también para sorpresa de los conductores para los que resultan imperceptibles o más difíciles de apreciar, frente a otros de mayor visibilidad desde las vías, como son los helicópteros de la DGT.

 

El dron pasó con éxito la prueba de adaptación que dispuso la Dirección General de Tráfico en la pasada operación de vigilancia especial en Semana Santa, cuando estas herramientas revisaron las carreteras pero no se aplicaron las imágenes para sancionar las infracciones localizadas. Desde hoy, se acabaron los ensayos. Los drones van equipados con una cámara de alta definición que envía imágenes por cauce inalámbrico a una base cercana dispuesta por las agentes de tráfico. Eso limita su radio de acción; tanto por el alcance (pueden operar hasta una altura máxima de 120 metros), por el radio de acción, hasta medio kilómetro, y por la autonomía de vuelo, de veinte minutos tras los que tendrán que regresar a un punto determinado para recargar baterías.

 

Podrán ser usados para captar y sancionar cualquier exceso que aparece en el catálogo de infracciones que definen al mal conductor; el uso del móvil al volante, adelantamientos, respeto a la señalización.

 

No están equipados, sin embargo, con cinemómetros para captar los excesos de velocidad.

El radar de 15.252 multas

Ese visor tiene cobertura en tierra; León llega a esta operación salida de agosto con uno de los radares fijos que más multas ponen en toda la maraña de la red nacional: el mítico poste del kilómetro 160 de la León-Benavente, que acumula 15.252 denuncias.

 

Tráfico vuelve a hacer incidencia en los desplazamientos cortos, en las carreteras secundarias, en las zonas de ocio.

Este radar multa mucho

15.000 multas al año: te van a multar sí o sí en la autovía León-Benavente

El radar de Valdevimbre es el segundo que más multa en la red autonómica

La DGT introduce drones en León para sancionar los excesos del tráfico