sábado 24.08.2019

La DGT propone un nuevo radar de tramo en León para el alto de la Copona

Su catalogación como punto negro justifica que se convierta en el tercero de la provincia.
La DGT propone un nuevo radar de tramo en León para el alto de la Copona

dl | león

Con la catalogación de punto negro, que se logra cuando a lo largo de los tres últimos años se han registrado más de cinco accidentes con víctimas, el alto de la Copona entra en la lista como enclave para la colocación de un radar de tramo. La propuesta lleva la firma de la Dirección General de Tráfico (DGT), que se ha solicitado a la Demarcación de Carreteras que instale el dispositivo de control de la velocidad, que en este punto de la N-630 está limitada a 80 kilómetros por hora.

El radar de tramo del alto de la Copona, que anota el punto negro entre los kilómetros 137,6 y 138,2 de la N-630, será el tercero de la provincia, después de los ubicados en el túnel de Barrios de la AP-66 dirección León y el radicado en las inmediaciones del polígono de Villadangos en la N-120, donde además hay dos radares fijos en la entrada a la capital leonesa. La propuesta se traslada apoyada en los datos de víctimas registradas a pesar de que se haya reforzado la señalización, tanto horizontal como vertical, entre la que destaca la instalación de paneles luminosos que advierten de la limitación de circular por este tramo a 80 kilómetros por hora, y de que en 2011 el Ministerio de Fomento llevara a cabo la construcción de una rotonda en el cruce con la carretera a Carbajal de la Legua, en la que invirtió cerca de 300.000 euros.

No es el único punto negro de la red de carreteras de la provincia. Junto con este enclave, que entra dentro de la red de titularidad estatal, hay otros tres en las vías dependientes de la administración autonómica: en la CL-622, a la altura de Santovenia de la Valdoncina; entre los kilómetros 5 y 7 de la CL-623, entre San Andrés de Rabanedo y Lorenzana, en el cruce con la LE-5504; y en la LE-713, entre Fuentes Nuevas y Camponayara. Fuentes de Consejería de Fomento indicaron a la Agencia Ical que además de medios propios, para reducir la siniestralidad en estos puntos se mantiene un convenio con la Dirección General de Tráfico para adoptar medidas.

La siniestralidad, sin embargo, ha bajado. Según datos del Ministerio de Fomento, el riesgo de sufrir un accidente en las carreteras estatales de la Comunidad es un 27,6% inferior que en el conjunto de todas las carreteras de estatales, ya que éstas últimas presentaban un índice de peligrosidad de 9,4.

La DGT propone un nuevo radar de tramo en León para el alto de la Copona