viernes 27/5/22
undefined
Felipe de Bélgica, acompañado de José Antonio Cabañeros en su visita a León en 1989. NORBERTO

León, 23 de mayo de 1989. Felipe Leopold Louis Marie, entonces príncipe de Bélgica, llega a las nueve y veinte de la mañana al Pabellón del Gobierno de la Universidad de León, donde curiosamente nadie le espera para recibirle oficialmente. Esos minutos de adelanto sobre el horario previsto pilló a todos por sorpresa y hubo momentos de sonrojo, relata la crónica de Eduardo Aguirre sobre aquella jornada publicada en Diario de León. "Tanta descortesía es llegar antes como hacerlo después", le reprocharon en los pasillos. Todo se resolvió con un poco de diplomacia. Una pequeña anécdota en una larga jornada de trabajo que ya definió entonces las áreas en las que se debería especializar la Universidad de León. Pero por partes.

Felipe de Bélgica -actualmente se le está viendo haciendo tramos del Camino de Santiago francés a su paso por la provincia leonesa junto a su mujer Matilde d'Udekem d'Acoz, sus hijos y un grupo de amigos- había viajado a León, entonces como príncipe, para mantener una jornada de trabajo en la Universidad de León al pertenecer esta institución al denominado Grupo Europeo de Gestión Estratégica. Participó en dos reuniones, una con el rectorado y profesorado de la Universidad de León y otra con distintos rectores españoles.

Felipe de Bélgica recibió ese día la MedalIa de la Universidad de León, así como un pergamino con la efigie de San Isidoro. El  entonces heredero de la corona belga descubrió una placa, en el pabellón de gobierno, en la que se leía: «Su Alteza  Real el príncipe de Bélgica visitó esta Universidad dentro del Grupo Europeo de Cooperación Estratégica. León, 23 de mayo 1989». El príncipe salió ese mismo día hacia el aeropuerto de Valladolid, desde donde, en un avión militar, regresó a Bélgica.

undefined
Crónica publicada en Diario de León sobre la visita de Felipe de Bélgica a León el 23 de mayo de 1989. NORBERTO

El príncipe, aunque no pronunció discurso ni dio declaraciones, se dejó ver en la recepción en el Hostal San Marcos, en la que estuvieron los representantes de las  principales instituciones, así como el equipo rectoral, decanos y directores de las escuelas universitarias. El príncipe Felipe visitó departamentos de las facultades de Derecho y de Veterinaria. Entre las conclusiones propuestas aquella jornada se destacaba que la Universidad de León debía potenciar las áreas de biología, bioquimíca, agroalimentación y medio ambiente, deberes que ha sabido hacer en estos años.

El vínculo de la Universidad con la casa real belga se remonta a principios del pasado siglo, cuando el rey Alberto pronunció un aplaudido discurso en el que subrayaba que "las ciencias son el porvenir de las naciones", por lo que esa relación nace ya del bisabuelo del rey Felipe.

El día que nadie recibió en León a Felipe de Bélgica