jueves. 07.07.2022

Las diez oficinas que el Sepe tiene repartidas por la provincia tramitaron el mes pasado 15 millones de euros en prestaciones, más del doble de lo que gestionaban antes de que apareciera el covid. En el mes de abril de 2020, cuando la población estaba confinada y la mayoría de negocios cerrados, la nómina se disparó hasta los 35 millones de euros, cinco veces más que en el periodo anterior, cuando todavía no estaban activos los Erte, que afectaron, en el peor momento de la emergencia sanitaria, a más de 20.000 trabajadores y 6.000 empresas de la provincia. Tampoco se habían sumado a las listas del paro los 5.063 desempleados que añadió la pandemia al Sepe.

Esa cantidad ingente de expedientes desbordó de trabajo al servicio público de empleo, que se reforzó con 1.500 interinos en toda España, solo diez en León. Tienen contrato hasta finales de junio. El colapso y los problemas que se sucedieron durante los primeros meses de la crisis obligaron a intervenir, incluso, al Defensor del Pueblo que, tras recibir innumerables quejas porque era imposible contactar con el organismo, solicitó a la institución información sobre la situación y las medidas que se habían adoptado ante la avalancha de las peticiones de prestación con motivo de los numerosos Erte aprobados. Recomendó ampliar la plantilla con carácter urgente para hacer frente a la carga de trabajo que ya preveía en mayo.

Las diez oficinas tramitaron en febrero 15 millones en prestaciones