martes 17.09.2019

Diferentes provincias, diferentes interpretaciones

Uno de los principales problemas que ha desvelado la aplicación del real decreto en estas primeras semanas (entró en funcionamiento el 12 de mayo) es que al estar abierto en gran medida a la interpretación de algunos de sus apartados puede dar lugar a diferentes interpretaciones según la provincia o comunidad donde se ubique la empresa. Algo que ya están sufriendo empresas leonesas que tienen distintas sedes en el país.

«Nos tememos que el resultado, como en tantas otras ocasiones, sea que la ley se aplique de manera distinta en distintas provincias, porque al final depende en buena parte de criterios de interpretación personal», destaca Pablo Roberto Herrero. «Y porque el mercado laboral actual plantea problemáticas mucho más variadas y flexibles de las que recoge la norma. Las reglas no están claras y eso genera bastante miedo».

Desde la Fele su secretario general adjunto reconoce que las lagunas de interpretación que se producen, y que si no se aclaran por parte del ministerio, puede llevar a que «al final quien tenga que decidir cómo se aplica en cada caso sea el juzgado. Y ahí se abre una brecha que provoca mucha intranquilidad a las empresas y trabajadores».

Diferentes provincias, diferentes interpretaciones