domingo 17/10/21
El futuro del instituto de investigación

La Diputación de Soria y la Universidad de Valladolid estarán al frente del nuevo Inbiotec

La absorción por parte de Cesefor salvará a los trabajadores, pero aún queda por determinar quién asumirá la deuda
Parte de la plantilla de Inbiotec, que ahora será absorbida por la fundación soriana Cesefor. MARCIANO PÉREZ

Esperanzados y tranquilos, así se encuentran ya los ocho trabajadores de Inbiotec después de que la fundación soriana Cesefor decidiera absorber al instituto de investigación leonés que el pasado mes de abril entró en concurso de acreedores como consecuencia de la parón provocado por la pandemia y la deuda acumulada. «Ha sido casi in extremis, pero parece que ahora se abre un camino viable. Hay que rematar el acuerdo, pero es una vía para que los trabajadores y la sede continúen aquí en León», valoró ayer el director de Inbiotec, Carlos Barreiro.

Al ser absorbido por Cesefor, Inbiotec cambiará de patronos y, hasta que no se tome otra decisión, serán los que ya tiene la fundación centrada en el sector forestal y el medio natural: la Diputación de Soria y la Universidad de Valladolid, que sustituirán a la Diputación de León y a la Universidad de León, de igual forma que las empresas de la madera tomarán el relevo de las cuatro actuales vinculadas a la biotecnología. Un cambio de rumbo marcado por el acuerdo en el que intermedió la consejera de Empleo e Industria, Ana Carlota Amigo, que de momento sólo concreta que Cesefor asumirá a los trabajadores, seis investigadores y dos técnicos. El resto, aún está en el aire.

El rector de la Universidad de León, Juan Francisco García Marín, señaló que entre las cosas que aún no se han concretado está precisamente la presencia de la institución académica y la Diputación de León en el nuevo organigrama de Inbiotec tras ser absorbido. Teniendo en cuenta, además, el vínculo con la institución académica y que es la administración provincial la propietaria del suelo que acoge el instituto de investigación, punto que tampoco parece haber quedado claro tras el anuncio del martes, que salvó al instituto de investigación de su liquidación, tras haber entrado en concurso de acreedores en abril.

Origen de la crisis
El déficit acumulado por el instituto de investigación supera los 1,2 millones de euros

Relevo
Los patronos actuales de Inbiotec son la ULE, la Diputación, además de cuatro empresas

La deuda que arrastra Inbiotec supera los 1,2 millones de euros, de los que la mitad se los debe a la propia Universidad de León. Otro de los puntos también por resolver es quién asumirá este montante, ya que todo parece indicar que la fundación soriana tan sólo se hará cargo de la que ha ido contrayendo el instituto después de que se solicitase el concurso de acreedores, que es una pequeña parte del total.

Inbiotec nació hace más de 30 años de la mano de la Universidad de León, la Diputación, la propia Junta y el Csic y su evolución finalmente desencadenó en un patronato con la Universidad, la Diputación y las empresas ADL, Quesos Picos de Europa, Leche Pascual y Evonik. Desde entonces, ha sido un centro puntero volcado en el estudio de microorganismo como los hongos y las bacterias que producen antibióticos, por lo que desde siempre el instituto de investigación ha estado ligado al polo biotecnológico y biofarmacéutico de la ciudad.

La Diputación de Soria y la Universidad de Valladolid estarán al frente del nuevo Inbiotec
Comentarios