miércoles 25/5/22

La diputada de Recursos Humanos negó de nuevo que el teletrabajo haya provocado problemas y evidenciado escaqueos de horario y labores por parte de decenas de funcionarios, en clara línea con los comunicados que también ayer enviaron los sindicatos. «Es rotundamente falso que se haya producido esa circunstancia entre el personal laboral y funcionario durante el periodo de desarrollo del teletrabajo a causa de la situación de pandemia». Insistió también en que en ningún momento se produjo «caos» alguno en la prestación de servicios ni que sólo saliera adelante un 25% del trabajo ordinario, como aseguran a este periódico fuentes de la propia Corporación Provincial.

No existe informe alguno que refleje los comportamientos irregulares de funcionarios en sus funciones laborales durante el confinamiento —aclaró la diputada—, aunque reconoció que hubo «un seguimiento puntual que se realizó desde las

jefaturas de los servicios y en ningún caso ni momento se detectó alguna incidencia». Y, además, aseguró que «en ningún momento» cifró en un 15% el volumen de plantilla que «supuestamente incumple con su trabajo», a pesar de que en la conversación mantenida con ella y recogida por este periódico, aseveró: «El 85% de la plantilla cumplió, el otro 15% no trabaja ni aquí ni en casa; vienen a calentar la silla». Arias defendió a la plantilla y reiteró ayer que «los trabajadores cumplen siempre con su cometido y así lo hicieron de forma ejemplar en los momentos más duros de la pandemia; la institución provincial se convirtió en referente en la adopción de medidas para, precisamente, evitar que la situación de alarma en la que se encontraba todo el país paralizara la actividad de la institución provincial».

Aunque ayer no hubo una respuesta en bloque por parte de los empleados públicos de la Diputación, a través de la Junta de Personal o del Comité de empresa, dos de los sindicatos que integran estos dos ámbitos de representación enviaron sendos comunicados para defender a la plantilla del Palacio de los Guzmanes y negar los desmanes detectados y constatados durante el teletrabajo. UGT, desde su sección sindical en la Diputación, solicitó una reunión urgente con el equipo de gobierno «ante la gravedad de las acusaciones» y reclamó a la diputada de Recursos Humanos «datos en los que basa su acusación de que un 15% de los empleados públicos vienen a calentar la silla». Igualmente, relató que durante la pandemia «como primera medida sanitaria a nivel estatal se decide que los trabajadores se queden en su casa o teletrabajen en todos aquellos casos que no sean esenciales y en la Diputación de León se aplica el trabajo en remoto con las premuras entendibles, manteniéndose todos los trabajos esenciales, con la máxima implicación de todos los trabajadores». UGT apoyó el teletrabajo como «herramienta imprescindible en el mundo laboral, por tanto su regulación es urgente». Y Comisiones Obreras afirmó que los trabajadores se sienten «ofendidos» al evidenciarse incumplimientos por parte de una parte de la plantilla, hecho que niegan, a la vez que remarcan que todos sabían que el 1 de julio terminaba el teletrabajo. «No fue de forma sorpresiva», remarcó el sindicato.

La diputada se pliega a los sindicatos para negar ahora los desmanes
Comentarios