martes 26/1/21

Un documento que tildan de «injusto, ineficaz y arbitrario»

Csif como sindicato mayoritario en la Administración Pública asegura que seguirá apostando por la vía negociadora en la defensa de los intereses de los trabajadores, pero «se opondrá a toda acción que suponga lesionar los derechos de los empleados de Sacyl que, en un momento tan delicado como el que estamos sufriendo, se desviven por prestar a los pacientes la mejor atención sanitaria, al igual que debería hacer la Consejería de Sanidad». El sindicato remarca que «no renunciamos ni renunciaremos» a toda vía de derecho que quede abierta para luchar contra un Decreto que consideran «injusto, ineficaz y arbitrario». La primera protesta contra el «decretazo» se efectuó el pasado 19 de noviembre. Decenas de sanitarios visualizaron ante sus centros de trabajo su «profundo malestar» y el hartazgo que les produce la falta de soluciones a todas las carencias de medios, de personal y de planificación que ya vivieron en la primera ola.

Un documento que tildan de «injusto, ineficaz y arbitrario»