miércoles 5/8/20

La Ebau del coronavirus se vuelve más benevolente pero rigurosa en los protocolos

Casi 2.300 alumnos iniciaron ayer en León las temidas pruebas
Los alumnos tendrán hoy y mañana más pruebas. MARCIANO PÉREZ
Los alumnos tendrán hoy y mañana más pruebas. MARCIANO PÉREZ

Nervios, corrillos entre amigos, repaso de última hora a algún esquema cogido con alfileres. Hay aspectos de la escenografía habitual en las pruebas de la Ebau (Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad en la terminología actual o la Selectividad para los más veteranos) que no cambian. Son invariables año tras año. Sin embargo, los exámenes de este 2020 han tenido muchos aspectos novedosos por los protocolos sanitarios de obligado cumplimiento debido al coronavirus.

Y lo cierto es que los 1.693 alumnos que iniciaron ayer en León capital la Ebau demostraron una perfecta capacidad de adaptación a los cambios que ha traído de la mano la pandemia. A las nueve de la mañana se les comenzaba a llamar de uno en uno y por orden alfabético para dirigirlos a las aulas, previa revisión del DNI. La distancia de seguridad impuso cambios. Así, se habilitaron hasta una veintena de accesos distintos para evitar aglomeraciones y se duplicaron el número de aulas habituales.

«Desde el punto de vista de las infraestructuras la Universidad ha acondicionado nueve secciones, tres de ellas con dos subsecciones. Esto se traduce en unas 45 aulas repartidas entre varias facultades como la de Derecho, Económicas o Ingenierías. Además el plantel de correctores se ha incrementado en un 40%, mucho más que el número de alumnos —casi 2.300 entre León y el Bierzo— lo que supone un incremento del 36% respecto al año pasado», explicó María Esther Seijas Villadangos, directora del área de Acceso y Promoción de Estudios de la Universidad. La media en Castilla y León ronda el 26%.

Literatura e Historia por la mañana; Inglés por la tarde. Esa fue la hoja de ruta que siguieron ayer los cientos de futuros estudiantes universitarios que pisaron el campus de Vegazana. Y entre una prueba y otra desinfección completa del aulario y obligación de volver a sentarse en el mismo pupitre.

«Me ha salido bastante bien. Este año había más opciones con lo que era más fácil», comentó Mercedes Gonzalo, futura estudiante de doble grado de Historia e Historia del Arte. «La situación que hemos vivido ha hecho que se pongan más opciones y por eso creo que es más sencilla que otros años».

Su reflexión era compartida por todos en el campus, alumnos y también docentes.

«Este año hay más opciones. Antes debías ceñirte a unas preguntas determinadas, ahora tienes más opciones para elegir y eso significa más oportunidades. Si no te sabes bien una te vas a otra. Por ejemplo teníamos tres temas de literatura y elegimos uno. Creo que me ha salido muy bien», dijo satisfecho Alejandro Rodríguez, que busca la nota más alta posible para estudiar Medicina. Igual que su compañera Sara Manceñido, que quiere hacer Óptica.

«La prueba viene este año un poquito más blanda y más abierta», reconocían ayer los docentes que acompañaban a sus alumnos. Y lo corroboró la propia Universidad. «La singularidad de la prueba académica se centra en una palabra que es optatividad u opcionalidad. A modo de ejemplo en el examen de Lengua Castellana y Literatura una de las preguntas en lugar de tener una o dos opciones tiene tres opciones de las que los alumnos solo han tenido que elegir una, pudiendo elegir entre poesía, prosa y novela», subrayó Seijas Villadangos

«Con esto hemos querido ayudar a los alumnos con menos recursos y que no han podido terminar el curso en las mismas condiciones que gente que tenía más accesibilidad a internet. Eso lo hemos querido tener en cuenta para garantizar que todo el mundo pueda alcanzar el diez con la materia que está impartida presencialmente», ahondó Ana Isabel García, vicerrectora de Estudiantes.

En todo caso la Ebau del año de coronavirus se desarrolló en su primera jornada sin ningún problema. Normalidad y tranquilidad la definieron. Bien es cierto que la preparación de todos los protocolos de seguridad ha sido minuciosa y compleja por parte del Vicerrectorado de Estudiantes. Alumnos sin problema. «Quiero hacer hincapié en una sensación; este año es el comienzo de Ebau más sereno, más tranquilo y más sosegado de todas las Ebaus que he vivido. Por lo tanto el comienzo esta siendo francamente bueno. Hemos hecho un esfuerzo por canalizar a través de la web todas las instrucciones y pautas, hemos puesto planos, todo lo relativo a la documentación... se ha tratado en definitiva de minimizar todos los inconvenientes de esta situación que no deja de ser un tanto anómala», comentó la responsable de Promoción de Estudios de la Universidad.

Sólo un pequeño único inconveniente en esta nueva normalidad académica: el uso obligatorio de la mascarilla durante los exámenes. «Estábamos todos con la mascarilla. Es un poco incómodo hacer el examen con ella puesta porque molesta y agobia un poco cuando tienes que escribir mucho y además hace calor», explicó Xu Chen, futuro estudiante de Ingeniería Informática que estaba junto a sus otros compañeros del Padre Isla: Pablo García Brañas, Jorge Hidalgo, Alejandro Guerra, Jorge Rodríguez y Miguel Díez. Todos salieron satisfechos del primer contacto con la Ebau en la prueba de Lengua y Literatura. «La verdad es que muy bien, incluso demasiado bien. Literatura solo me había estudiado tres temas y han caído dos de los que tenía preparados, me guié por los que suelen caer todos los años», rubricó Chen. Y su comentario lo suscribió Pablo García Brañas, que espera poder matricularse en Magisterio. «No necesito mucha nota pero hay que estudiar».

Mireya Aguirre, Laura Alberdi y Leire María Fernández también salieron con buenas sensaciones, al igual que María Santos y su amiga Vanessa. «Ha sido bastante fácil; seguro que ha influido que en el último trimestre apenas hayamos tenido clase

Experiencia piloto

La experiencia con la Ebau le va a servir a la Universidad para d organizar al inicio del próximo inicio de curso en todo lo relativo a la seguridad. «Estamos ya trabajando en estos protocolos teniendo en cuenta los posibles escenarios y la organización que estamos teniendo aquí nos va a servir, máxime cuando los resultados están siendo favorables».

Los exámenes continúan hoy jueves y mañana viernes y las notas se publicarán el próximo 10 de julio.

La Ebau del coronavirus se vuelve más benevolente pero rigurosa en los protocolos