miércoles. 17.08.2022
Enseñanza

Educación quitará este mismo año los exámenes de recuperación de la ESO

El Consejo de Estado advirtió a Educación que las autonomías no podían decidir unilateralmente
                      Alumnos a las puertas de un instituto de la capital leonesa. FERNANDO OTERO
Alumnos a las puertas de un instituto de la capital leonesa. FERNANDO OTERO

Este curso ya no habrá pruebas de recuperación para los estudiantes que suspendan alguna asignatura en los exámenes finales de cualquiera de los cuatro años que componen la Educación Secundaria Obligatoria (ESO).

No las habrá en ninguna de las autonomías, a pesar de que Castilla y León se encontraba entre las que había solicitado al ministerio celebrar un año más estos exámenes. Se acabaron las repescas que se realizaban en junio o septiembre, según los territorios y las decisiones tomadas por las distintas consejerías educativas. Sí se mantendrán en cambio las pruebas de recuperación en Bachillerato, donde los alumnos solo pasarán a segundo si no suspenden más de dos asignaturas, como ya ocurre ahora.

A partir de este mismo curso serán los profesores que dan clase al estudiante de ESO, reunidos de manera conjunta, quienes decidan si el alumno pasa o no pasa de curso, sin tener como baremo determinante para ello el número concreto de asignaturas suspendidas, como sí ocurría hasta ahora (solo se podía pasar con un máximo de tres suspensos).

La única pregunta que deberán contestar en mayo próximo estos docentes de manera colegiada, para determinar si el adolescente de la ESO repite o no el curso, es si, pese a las materias no superadas, sean las que sean, cuenta con competencias y habilidades suficientes para recuperar los conocimientos no completados y seguir con éxito sus estudios. Si es un sí, pasará. Si es un no, repetirá. No habrá repescas ni límites de suspensos.

Nueva norma educativa

Castilla y León había pedido a Alegría que al menos dejara los exámenes este curso

Estos criterios, que desarrollan lo dispuesto en la nueva ley educativa, la Lomloe aprobada en diciembre pasado, serán de obligado cumplimiento en todas las escuelas e institutos del país a partir de la aprobación del real decreto de evaluación, promoción y titulación, documento que el Ministerio de Educación tiene previsto llevar para su ratificación al Consejo de Ministros del martes.

El real decreto en vigor desde la próxima semana incluye las normas que regirán a partir de ahora las notas, el paso de curso y la finalización de los estudios de cada una de las etapas. Es la única pauta a seguir en todos centros educativos españoles ya desde este mismo curso.

La ministra de Educación, tras las protestas de varias autonomías, sobre todo de las gobernadas por el PP, que la acusaron de ir a cometer un atropello al cambiar las reglas del juego con el curso empezado, aceptó conceder un período transitorio y que fuese cada consejero quien decidiese si en junio o septiembre próximos hacía o no exámenes de recuperación en su territorio. Una prórroga solo por el año escolar en curso, pues en el 2022-23 estas pruebas desaparecerían en ESO en todas las autonomías.

Para ello, iba a incluir una disposición transitoria en el real decreto de evaluación permitiendo este período de un curso. Canarias, Castilla-La Mancha, Madrid, Galicia, Andalucía y, además, Castilla y León habían expresado su intención de hacer recuperaciones por última vez.

Sin embargo, la prórroga apalabrada con las autonomías al final no será posible y el real decreto enterrará desde ya mismo las repescas de la ESO. La razón, aseguran fuentes ministeriales, es que el Consejo de Estado, en su reciente informe sobre el reglamento, advierte a Pilar Alegría que no puede incluir esta disposición transitoria porque la moratoria provocaría diferentes realidades de evaluación escolar según las comunidades en que hubiese repescas o no, lo que crearía desigualdad y vulneraría el ordenamiento jurídico.

El real decreto de evaluación, además de terminar con las repescas y eliminar la cifra máxima de suspensos para pasar de curso en la educación obligatoria, también permite que un alumno obtenga el título de ESO con un número indeterminado de asignaturas sin aprobar. Podrá ocurrir siempre que el claustro de profesores coincida en que ha alcanzado las competencias y objetivos fijados para la etapa. La ley, de hecho, indica que la repetición debe ser algo excepcional.

El nuevo reglamento educativo también permitirá en casos excepcionales que un alumno pueda titularse en Bachillerato e ir a selectividad aunque tenga un suspenso.

Educación quitará este mismo año los exámenes de recuperación de la ESO
Comentarios