lunes 23/5/22
Economía

El efecto del verano crea en León 16.100 empleos y reduce el paro a niveles de 2018

El sector servicios tira de la recuperación en el tercer trimestre, que acabó con 8.800 desempleados menos
dl29p5g1

Los efectos del verano sobre el mercado laboral de la provincia alimentan la recuperación económica gracias al aumento de los contratos vinculados a la campaña más importante del año, sobre todo para el sector servicios, que tiró del empleo desde julio. La Encuesta de Población Activa del tercer trimestre de 2021 arroja los mejores datos desde que estalló la pandemia.

Hay 21.500 parados, la cifra más baja de los últimos tres años. Son 8.800 desempleados menos que en la serie anterior, según la información que ayer publicó el INE. La tasa cayó casi cinco puntos. También hay muchos más ocupados. Concretamente 183.000, prácticamente los mismos que en 2019, antes de la emergencia sanitaria, y 16.100 más que en el segundo trimestre de este curso.

En riesgo

La tasa de actividad aumenta hasta el 52,09%, pero aún está entre las más bajas de España

La tasa de actividad sube hasta el 52,09%, lo que corrige, en parte, el desajuste que mostró el mercado laboral de la provincia a lo largo de la pandemia, con más personas inactivas que con posibilidades de trabajar, síntoma de ese éxodo que vacía parte del territorio. De todas formas todavía está entre las más bajas de España.

Otro problema estructural que hace de embudo es la precariedad porque, como certifica el Sepe cada mes, el 90% de los contratos que se firman son temporales y muchos ni siquiera cubren la jornada completa. Además, los jóvenes cada día lo tienen más difícil para encontrar un empleo. Según la EPA conocida ayer, en términos generales, la tasa de paro entre las personas de 16 a 25 años se sitúa en el 31,15%, una de las más altas de Europa.

No obstante el verano ha sido muy positivo, sobre todo para el sector servicios, uno de los más afectados por el covid y las restricciones. De hecho, aporta el 82,6% de los empleos creados en León durante el tercer trimestre, con 13.300 ocupados más. Creció en todas las áreas, excepto en la construcción, donde se destruyeron cien puestos de trabajo. La agricultura, en cambio, ganó 1.300 y la industria, 1.800.

Mientras, Castilla y León anotó 32.500 empleos más en el tercer trimestre, que deja en 997.600 los ocupados en la comunidad, con 27.600 desempleados menos, la tercera mayor caída autonómica, que sitúa la tasa de paro en el 10,05%, 4,52 puntos menos que la media. Ante este escenario, el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, reconoció que los datos de la EPA demuestran que las políticas de empleo de la Junta están funcionando ya que casi «se están alcanzando los niveles de antes de la pandemia», con cerca de un millón de trabajadores. «Hoy hay más activos, más ocupados y menos parados en Castilla y León. Es el círculo virtuoso del empleo», señaló el dirigente autonómico, convencido de que «se están haciendo bien las cosas», porque según aclaró, una de cada cinco personas que estaba en el paro ha dejado esta situación en el último trimestre.

El efecto del verano crea en León 16.100 empleos y reduce el paro a niveles de 2018