viernes. 01.07.2022

El Ejército dará una planta más a la torre de control del aeropuerto para mejorar la visión

Las obras en el edificio, de más de 80 años, incluyen además avances en los sistemas operativos y un nuevo fanal.

A. Calvo | León

La torre de control del aeródromo militar, que también da servicio a las operaciones civiles en el aeropuerto leonés, será remodelada por el Ejército del Aire para ampliarla en una planta y dotar al fanal —donde trabajan los operadores— de mayor visibilidad. La reforma del edificio, que tiene más de 80 años, está incluida en el plan de modernización de equipos e instalaciones que está llevando a cabo el Aire en sus instalaciones. La torre de control, ubicada en la zona de hangares de la Academia Básica del Aire, cuenta con dos plantas, además del fanal, un área diáfana con visión de 360 grados, en el que hay dos puestos de control, una consola de balizamiento y meteorología.

«Actualmente la torre presenta el inconveniente de no tener completa visibilidad de la pista debido a su escasa altura y ocultamiento por el sistema de radiofrecuencia y ondulación de la pista a su derecha en cabecera 23», especifica el pliego de prescripciones técnicas para acometer la reforma, que añade que la torre carece también de una sala de descanso para los controladores, exigida por la normativa comunitaria actual.

Por este motivo, la reforma obliga a añadir una altura más al edificio, «incorporando una planta más bajo el fanal que dote de más visibilidad y aloje la sala de descanso», que se habilitará en la segunda planta. Actualmente, en la primera están las dependencias del gabinete de crisis, además de las oficinas de los planes de vuelo y los vestuarios y en la segunda está ubicado la sala de equipamiento SCV, las grabadoras o el equipamiento Sacta (responsabilidad de Aena/Enaire).

La actuación en la torre de control de La Virgen del Camino también contempla mejoras técnicas y los equipos que se instalen «deberán estar instalados en las otras torres remodeladas del Ejército del Aire, a efectos de mantenibilidad y economía de medios», explica el informe, que también especifica que deberán ser catalogados según los procedimientos Otan y cumplir con los procedimientos logísticos del Ejército.

El contrato con la empresa que logre el contrato —al que podrán postularse hasta el 26 de septiembre— se extenderá desde el 4 de diciembre al 30 de noviembre de 2019. El valor estimado por el Ejército, y con el que la obra ha salido a licitación, asciende a 578.500 euros.

El nuevo fanal que se construya sobre la sala de descanso, deberá ser una construcción ligera «constituida por estructura metálica y cubierta aligerada capaz de alojar las antenas de recepción» y deberá contar con una barandilla en todo su perímetro, bordeando la terraza. La altura interior deberá ser «de al menos tres metros» y los cerramientos inferiores bajo las vidrieras estarán formados por zócalo de aluminio con aislante térmico revestido interiormente en madera o similar. Otra de las exigencias es el acceso a la terraza, que como toda la cobertura del fanal, tendrá que ser de vidrio, en este caso vertical de una hoja, con los elementos antiviento necesarios situada en el paño sur, si bien todos los demás vidrios deberán estar inclinados a fin de proporcionar la máxima visibilidad a los operadores.

La reforma también incluye la construcción de un montacargas de servicio que comunique el fanal, la sala de descanso y la sala de equipos con la primera planta, «de manera que permita el movimiento de cargas y en caso de emergencia la evacuación de una persona».

La obra incluye, como primer paso, realizar todos los cálculos necesarios para determinar la resistencia de la estructura actual acorde a su nuevo planteamiento con más alturas.

El Ejército dará una planta más a la torre de control del aeropuerto para mejorar la...