jueves 2/12/21
El 'Microbloom 2.0' se eleva tripulado por un androide y suspendido de un gran globo de helio.

«Es muy emocionante estar ya tan cerca de poder volar con personas a bordo. Las condiciones ambientales en el microbloon se mantuvieron confortables en todo momento. La actitud y colaboración de organismos de aviación como Aena y Aesa, los ayuntamientos y el Ejército del Aire han sido claves en este éxito. Cuando trabajamos todos juntos, cualquier cosa se puede lograr en España». Son palabras de José Mariano López-Urdiales, inventor de la cápsula espacial que se está probando para subir viajeros a la estratosfera. Las pronunciaba después de conocerse la exitosa misión iniciada el pasado lunes en el aeródromo de La Virgen del Camino, a través de la cual la empresa catalana que pretende promover el turismo espacial consiguió ascender la nave hasta los 31,8 kilómetros de altura, simulando lo que sería un viaje real a la estratosfera.

El prototipo de la cápsula espacial llegó hasta el mismo borde del espacio, es decir, por encima del 99% de la masa de la atmósfera, lo que ha supuesto un gran avance en la misión de la firma zero2infinity para «acercar el espacio a la sociedad». En estos viajes está previsto que asciendan cuatro pasajeros y dos pilotos por un precio individual de 110.000 euros a partir del 2014. Los vuelos, además de para hacer turismo, están pensados para realizar experimentos científicos a un menor coste comparado con otras misiones. En cualquier caso, viajar a bordo de esta nave supone disfrutar durante más de dos horas de la curvatura de la Tierra a una altura de 36 kilómetros.

El prototipo fue lanzado con un único piloto: un androide aportado por el grupo de robótica de la Universidad de León. Steven Peterzén, principal experto en globos estratosféricos, lideró la preparación, el lanzamiento y la recuperación de microbloon 2.0. Las previsiones meteorológicas y el cálculo de la trayectoria se llevaron a cabo con el soporto de Pierre Dedieu, un meteorólogo con años de experiencia en el programa de globos de gran altitud de la Agencia Espacial Francesa —en los años 90, este organismo ya lanzó globos estratosféricos desde La Virgen del Camino—.

El gran paso que supuso este viaje para la navegación estratosférica —tan sólo es uno más de la fase de pruebas a las que debe someterse el programa— ha dejado un extraordinario álbum de fotografías tomadas desde el suelo hasta los 31.800 metros de altura.

El mundo se ve sin salir de León