domingo 20/6/21

«Los emprendedores son esenciales y no siempre se les apoya»

—La fundación apuesta por el desarrollo sostenible.

—La idea es que la fundación traslade sus valores a actividades concretas, porque el tercer sector tiene una gran capacidad de generar opinión e influir, debemos ser ejemplares. Eso implica un compromiso con el medio ambiente y, por ejemplo, la nueva sede, será totalmente sostenible.

—¿La innovación social también es uno de sus ejes de acción?

—Sí, porque la innovación social es el principal motor de cambio, de transformación y desarrollo. Lo asumimos como bandera y por eso se crearon los premios y el hub de emprendimiento social. Queremos fomentar ese carácter emprendedor especialmente en los jóvenes, pero también en las personas y en las instituciones.

—¿Es preciso apostar por los emprendedores?

—Los emprendedores son esenciales y no siempre se les comprende y apoya, porque muchos tienen pánico al riesgo. A los emprendedores e innovadores hay que protegerlos y fomentarlos.

—Su plantilla es muy joven. ¿Ha sido fácil poner en manos tan jóvenes este proyecto?

—En Castilla y León hay un problema, las universidades forman grandes profesionales que se tienen que ir. Tenemos que generar capacidades para ellos. Sí, nuestros trabajadores tienen una media de edad muy baja. Son jóvenes con carreras, másteres, idiomas, con compromiso, iniciativa... tienen el corazón ligado a un proyecto en el que creen y eso hace que la ideas fluyan. Esto tiene que ligarse también a la experiencia, pero hay que trasladar el mensaje de que los jóvenes son inteligentes y tienen capacidad. Son la generación más formada de la historia, brillantes, y la fundación está orgullosa de generar oportunidades para ellos.

—Pese a su aportación, los jóvenes tienen serios problemas para encontrar empleo. ¿Cómo vaticinan la recuperación económica tras la pandemia con la llegada de fondos europeos?

—En el tercer sector somos expertos en momentos críticos. Somos la mejor atalaya para saber el estado de salud económica y social de un país y el Monte de Piedad da muchas pistas también. Antes de que llegaran los hospitales de campaña, al principio de la pandemia, ya había gente desde de las fundaciones y organizaciones sin ánimo de lucro actuando. Se están dando pasos para conseguir un rápido rebote, pero se deben generar nuevas condiciones para conseguir otro modelo económico más sostenible.

«Los emprendedores son esenciales y no siempre se les apoya»