lunes 27.01.2020
EMPRESAS EN CRISIS

La empresa fotovoltáica DC Wafers ultima la fase de liquidación ante la falta de ofertas de compradores

La planta de obleas de silicio lleva más de tres años paralizada y sin trabajadores
La empresa fotovoltáica DC Wafers ultima la fase de liquidación ante la falta de ofertas de compradores

La empresa DC Wafers Investments ultima la fase de liquidación, aprobada el mes pasado por el Juzgado de lo Mercantil de León, ante la falta de ofertas de compradores o inversores para las instalaciones que la compañía levantó en Valdelafuente. La fábrica de obleas de silicio para la industria fotovoltaica lleva tres años paralizada, y en concurso de acreedores; y los trabajadores han cobrado ya parte de sus salarios del Fondo de Garantía Salarial (Fogasa), mientras esperan la venta de al menos algunos de los lotes de maquinaria para intentar acceder al resto de sus liquidaciones.

DC Wafers se encuentra en una situación empresarial «irreversible», ante la falta de cambios en la situación del mercado de las energías renovables, que les llevó a paralizar su actividad. Los inversores a nivel nacional están «descartados», según fuentes del proceso concursal; mientras que a nivel internacional la competencia en precios de los fabricantes chinos sigue haciendo inviable económicamente la fabricación en España.

Ahora el juez ha dado el visto bueno al proceso de liquidación de la compañía, que valora la venta de las propiedades de Valdelafuente por lotes para hacer algo de caja.

La compañía, de capital español (buena parte de él leonés), solicitó el concurso de acreedores a finales de octubre de 2011, y envió a la mayor parte de sus alrededor de 150 trabajadores al paro en un intento de no dañar las cuentas de la empresa ante la difícil situación del mercado.

La fábrica de obleas de silicio se presentó a principios de 2007 como uno de los grandes proyectos industriales a implantar en la provincia al amparo del desarrollo de las energías renovables. Anunció entonces la inversión de 46 millones de euros, aunque en la inauguración de la fábrica en 2009 adelantó una inversión total de 65 millones antes de finalizar 2010. La planta de Valdelafuente tenía capacidad para fabricar 20 millones de obleas al año, y recibió en sus distintas fases de inversión una ayuda pública de más de 12 millones de euros, que le fue reclamada en el otoño de 2013 al no haber consolidado la actividad y el empleo.

Para entonces ya estaba paralizada, y había prescindido de una plantilla que llegó a sumar 190 trabajadores. Los expedientes de regulación de empleo (suspensiones temporales y extinción) y la paralización de la actividad se justificaron en su momento como una parada temporal para no dañar las cuentas de la compañía ni poner el peligro la viabilidad de un proyecto que pretendía retomarse a medio plazo.

También se buscaron inversores, pero la dura competencia de los fabricantes chinos de materiales para las plantas fotovoltaicas, junto con la paralización de las inversiones en renovables por parte de la legislación española, han llevado finalmente a la liquidación del proyecto.

La empresa fotovoltáica DC Wafers ultima la fase de liquidación ante la falta de...