lunes 16/5/22
                      La basura y la suciedad se suceden en las calles del polígono industrial. MARCIANO PÉREZ
La basura y la suciedad se suceden en las calles del polígono industrial. MARCIANO PÉREZ

Mientras el Ayuntamiento de la capital maniobra para disolver el consorcio, frente a Onzonilla y Santovenia de la Valdoncina, la Asociación de Propietarios y Empresarios del Polígono Industrial de León (Apepil) alerta de que el problema radica en que las instalaciones se encuentran «en un momento crítico». La sentencia se apoya en un informe, avalado con 174 fotografía de muestreo acumuladas desde finales de octubre hasta principios de diciembre pasado, en el que se relata que el recinto sobrevive «convertido en un vertedero» por los problemas derivados del sistema de «recogida de basura y limpieza». «Ni se barre, ni se riega, ni se recogen la basura en las calles», recalcan los afectados, quien advierten de que «es necesario tomar medidas urgentemente» debido a que ya han informado «en repetidas ocasiones» de que la situación «es insostenible».

Clima político

Las quejas se acumulan mientras el Ayuntamiento de León maniobra para disolver el consorcio

El documento, trasladado desde la asociación Apepil a la gerencia del consorcio presidido por la socialista de la capital Evelia Fernández, incide en que los problema de «la recogida de basuras domésticas y la limpieza de calles, aceras y parcelas, abandonada durante años», alcanza ya un punto de «extrema gravedad en estos momentos». Las dos situaciones «van unidas y, lamentablemente, en estos momentos deterioran la imagen actual del polígono», a la vez que «obstaculizan la llegada de nuevas empresas y crean malestar en las existentes», según informa el colectivo que agrupa a los propietarios del suelo industrial.

Insumisión fiscal

Con la falta de respuesta arrastrada, Apepil incide en que la ausencia de solución por parte del consorcio «está generando mucho enfado entre las empresas, que son las que mantienen con vida este polígono», y apunta que «sería un error ir contra ellas». «Vemos que el polígono no puede ir hacia delante. Impidamos que vaya hacia atrás evitando la fuga de empresas», reclaman desde el colectivo al ente gestor, presidido y controlado por el Ayuntamiento de León, pese a que cuenta con la titularidad municipal del 20% de la superficie, frente a Onzonilla y Santovenia, que se reparten el resto casi a partes iguales.

                      La imagen de abandono se repite en la zona. MARCIANO PÉREZ

Los contenedores están a rebosar y rotos. MARCIANO PÉREZ

La asociación apunta que los empresarios están «molestos por la recogida de basuras y la limpieza» y abunda en que «muchos plantean dejar de pagar el recibo y que cada uno se encargue de lo suyo, ya que no están satisfechos con el servicio que se les da». Los propietarios insisten en que el problema se debe a «la irregular recogida de basuras y a la ausencia de limpieza», como documentan con pruebas gráficas de diferentes días en seis puntos distintos de la instalaciones. El resumen muestra «contenedores llenos a diario, los residuos depositados en el suelo y posteriormente esparcidos por el viento, lo que genera calles, aceras y parcelas llenas de basura», según describen en el informe elaborado.

Los contenedores, mal y pocos

Después de hacer «un exhaustivo seguimiento», el colectivo admite que ha observado que «son una docena de empresas las que en todo el polígono gestionan deficientemente el tratamiento de basuras». Pero, según aclaran, se trata de «un número insignificante entre las más de 150 empresas que conforman el polígono», por lo que entienden que «no pueden pagar justos por pecadores».

                      Los contenedores están a rebosar y rotos. MARCIANO PÉREZ

La imagen de abandono se repite en la zona. MARCIANO PÉREZ

En su listado de reivindicaciones, los titulares de las parcelas reclaman «un refuerzo de contenedores», dado que los actuales «son insuficientes en todo el polígono. No se quedan aquí. Los empresarios exigen al consorcio que «se cambien muchos contenedores deteriorados por contenedores que cumplan la correcta función, que es la de acumular basura», puesto que algunos «parecen contenedores recién llegados del tercer mundo».

El informe de Apepil solicita además en que «la recogida de la basura se realice puntualmente», y incide en el caso de los «contenedores azules», de papel y cartón, que aparecen a rebosar en casi todos los puntos analizados debido a que «se recogen de manera esporádica». Pero a mayores de estos problemas con el sistema, los empresarios exhortan al consorcio controlado por el Ayuntamiento de León a que, «de manera urgente», ordene «una limpieza de todo el polígono»para retirar «todos los residuos acumulados durante estos años en los que no se ha realizado ningún tipo de limpieza».

                      La primera fase del polígono presenta peor estado. MARCIANO PÉREZ

La primera fase del polígono presenta peor estado. MARCIANO PÉREZ

En el escrito, los afectados admiten que saben «la dificultad que tiene controlar a todas las personas que desechan residuos y convierten al polígono en un punto limpio», pero apostillan que «hay multitud de acciones» que permitirían mejorar la situación. En su análisis, recalcan no sólo la «mejora del irregular servicio de recogida de basuras», y el remplazo y refuerzo del número de contenedores, sino también «realizar de manera rutinaria tareas de limpieza que permitan que la basura no se acumule, así como añadir papeleras, ya que existe una carencia en todas las calles».

Los empresarios alertan de que el polígono industrial es «un vertedero»