martes. 05.07.2022
Sanidad

Las enfermeras, las que sufren más pinchazos en los entornos clínicos

Acumulan el 62% de los accidentes a través de la piel en habitaciones y quirófanos de Hospital
                      El pinchazo es la principal lesión percutánea, seguido del corte y el contacto con mucosas. MARCIANO PÉREZ
El pinchazo es la principal lesión percutánea, seguido del corte y el contacto con mucosas. MARCIANO PÉREZ

Las enfermeras se erigen como las profesionales sanitarias que sufren más accidentes a través de la piel, especialmente pinchazos fortuitos, según el último Registro de Exposiciones Biológicas Accidentales (Reba). En concreto, el personal de Enfermería asume el 61,52% de las exposiciones percutáneas, con el pinchazo como la lesión más frecuente. Estos accidentes también son padecidos, aunque en menor grado, por los médicos (22.52%) y por los técnicos en cuidados auxiliares de enfermería (9,40%).

En cuanto a la edad, la más proclive es la franja de 25 a 34 años con el 36,52% de los pinchazos, mientras que la de 35 a 44 registra un 25,39%, y la de 45 a 54 alcanza un 15,30%. Resulta especialmente destacado que los accidentes se hayan generado en enfermeras eventuales o en situación de interinidad (56,62%), frente a los sufridos por las profesionales con contratos indefinidos o fijos (26,49%).

Plantillas escasas

Piden aumentar la ratio de estas profesionales por paciente para evitar el alto nivel de accidentes

Del Registro de Exposiciones Biológicas Accidentales también se desprende que la mayoría de siniestros corresponden a exposiciones a través de la piel (90,96%), con el pinchazo como la lesión más frecuente (80,87%), seguido de los cortes (9,92%) y el contacto con mucosas (9,04%). Las agujas hipodérmicas y las agujas de sutura son los materiales implicados con más frecuencia. Respecto a los lugares donde se producen los pinchazos, en un gran porcentaje se sufren en las habitaciones hospitalarias (24,64%), en los quirófanos (23%), en las salas de consulta (6,78%) y en las salas de extracciones (5,75%).

Los líquidos implicados en estas situaciones son sangre y derivados (60%), líquido amniótico (37,78%) y otros fluidos como orina, saliva, esputos y vómitos (2,22%). Los procedimientos de riesgo implicados con más frecuencia son la inyección intramuscular o subcutánea (29.35%) seguido de la extracción venosa (14,22%) y la sutura en una intervención quirúrgica (13.09%), según el informe. El elevado número de accidentes de este tipo demuestra que «las plantillas son escasas y debe aumentarse la ratio de enfermeras por pacientes», según el Colegio de Enfermería, que recuerda que las enfermeras «están obligadas a trabajar a gran velocidad para poder atender a todos los pacientes que llegan a los centros sanitarios y hospitalarios». Una ratio que también condiciona las atenciones a los enfermos.

Las enfermeras, las que sufren más pinchazos en los entornos clínicos
Comentarios