domingo 6/12/20
Urbanismo

El entorno de la sede de Renfe se queda a medio urbanizar

El PP culpa al Ayuntamiento de que se abra sin atender a los vecinos
El acceso está adecuar pese a las nuevas instalaciones. DL
El acceso está adecuar pese a las nuevas instalaciones. DL

Con la parte trasera convertida en «un terreno sin acondicionar», lleno de «barro o polvo», y rodeada de «numeroso cableado eléctrico y de telecomunicaciones, peligroso, al alcance de la mano» empezará a funcionar la nueva sede integrada de Renfe, construida en el local del antiguo economato de la calle Astorga, según criticó ayer el grupo municipal del PP. Los populares alertaron de que, «tras más de 3 millones de euros de inversión», logrados en su «etapa de gobierno», el Ayuntamiento de León «demuestra de nuevo su incapacidad de gestión y coordinación dado que no ha logrado soluciones urbanísticas con los vecinos, la compañía estatal y el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) para adecentar el entorno».

El concejal Eduardo Tocino recalcó que el equipo de gobierno municipal «ha sido incapaz de coordinar las actuaciones necesarias, abandonando este proyecto en el último año», por lo cual «ahora se enfrenta a una imagen lamentable tras una inversión millonaria». El edil abundó en que «los trabajadores accederán entre peligrosos cables colgando y barro», después de que Renfe, «ante la falta de soluciones del consistorio» optara por «hacer en el suelo una plancha de cemento a modo de ‘corralito’ delante de la puerta del centro de formación de alumnos para evitar que llenen las modernas instalaciones de barro en las suelas de los zapatos». «Los vecinos llevan limpiando y conservando más de 30 años el terreno empleado como aparcamiento ante la falta garajes en los edificios y tampoco han sido tenidos en cuenta por el Ayuntamiento», expuso el miembro de la oposición.

Tocino incidió en que «es lamentable la forma de tratar a trabajadores y vecinos por parte del alcalde socialista José Antonio Diez», a quien atribuyó una «desidia clara y una falta de capacidad de gobierno evidente». El alcalde, recordó el concejal del PP, «manifestó que pretendía convocar un concurso de ideas para arquitectos y urbanistas» bajo la idea de convertir «desde la estación de trenes y el Palacio de Congresos hasta la Catedral en una sola calle, una gran arteria que conecte el eje del nuevo León». «Pero en la práctica, margina a vecinos y trabajadores no aportando soluciones y condenando a este tramo del eje central, del que tanto dice interesarse, al abandono y suciedad», concedió el edil del grupo municipal popular.

Al margen de la estética, el concejal del PP reseñó que «los bloques de edificios construidos en los años 50 y 60 y casi 100 viviendas padecen diariamente la falta de aparcamiento» e incidió en que «ese triángulo es clave para los vecinos y Renfe». Tocino detalló que «hay soluciones que permiten asfaltar el área y ajardinar el talud como piden los vecinos, pero el equipo de gobierno de PSOE y Podemos no ha hecho nada estos meses abocando a una apertura de las oficinas de Renfe vergonzosa». Para solucionarlo, los populares en el consistorio exigieron que «se consensue con los vecinos, Adif, propietaria de los terrenos, y Renfe» una salida, después de que «el Ayuntamiento de León en 2017, tras diez años de espera, lograra que Renfe invirtiera 3 millones de euros para unificar unas modernas oficinas centrales para el noroeste, a la vez que urbanizara como bulevar arbolado la calle Astorga».

El entorno de la sede de Renfe se queda a medio urbanizar