lunes. 03.10.2022

La entrada a León por Pinilla acapara las denuncias por exceso de velocidad

San Andrés retoma el rádar tras dos años y solo caza a 55 infractores tras 11.560 controles

La entrada a León ciudad por el barrio de Pinilla acaparó el año pasado el grueso de las denuncias de tráfico por exceso de velocidad que se cursaron en el municipio de San Andrés del Rabanedo. Según se desprende de la memoria de la Policía Local, de los 1.724 controles que se efectuaron a vehículos en la avenida de San Ignacio de Loyola (la que discurre por delante del hospital San Juan de Dios), 26 superaron el límite de velocidad. A ellas se suman otras 13 en los 1.440 controles de la carretera de Caboalles (en el kilómetro 2,4 de la LE-623).

Esa entrada acumula el 71% de las denuncias interpuestas en 2021 por los agentes municipales de San Andrés por pisar el acelerador por encima de lo permitido. En el otro extremo de la balanza destacan la conflictiva arteria de Párroco Pablo Díez, donde a pesar de realizarse el mayor número de controles (3.005) solo se cazó a dos conductores por circular a mayor velocidad de la permitida; y Dulcinea, donde se centralizaron 2.108 mediciones de rádar y solo se multó a tres vehículos.

El regreso a las calles del municipio del dispositivo cedido por la Dirección General de Tráfico a la Policía Local tras dos años en blanco generó escasas denuncias por superar la velocidad: 55. El aparato efectuó 11.560 controles a turismos y camiones, por lo que el porcentaje de sanciones se situó por debajo del 1%.

La actividad del radar fue, no obstante, muy superior al último año en que se utilizó (2018) para registrar la celeridad de 3.288 vehículos porque estuvo operativo pocos meses y sancionó a ocho conductores. En los años precedentes, el rádar logró mayor incidencia que en 2021, con 17.000 y 18.450 controles y hasta 162 multas, en parte por no funcionar el dispositivo en vías tradicionales como la calle Limonar de Cuba, el Polígono, el Camino de la Cruz, la Fuente, Camino de Santiago Francés y Romeral.

Más sorprendente al comparar las estadísticas es la merma de infractores, lo que demuestra, según los agentes, mayor sensibilidad por parte de los conductores a la hora de circular cumpliendo las normas.

Los viales que rebajaron a cero las denuncias fueron las calles El Paso, Corpus Christi, Azorín, Romeral, Río Bernesga, Velilla, la avenida de San Andrés y Tizona, mientras en Alfageme solo se contabilizó un infractor. Las mediciones, según el informe de la Policía Municipal, se llevaron a cabo teniendo en cuenta las calles de la red prioritaria del municipio y sirvieron para obtener datos estadísticos de los turismos y camiones controlados, de su velocidad media, así como de las denuncias formuladas en cada calle por exceso de velocidad. La Policía considera que de los datos de la estadística «queda claro que no existe afán recaudador por parte del Ayuntamiento de San Andrés, sino que el objetivo es mejorar la seguridad vial y concienciar a los ciudadanos de que no deben circular con exceso de velocidad en el municipio». Las denuncias del rádar representan un 4% de las relacionadas con el tráfico (1.348), que han aumentado sobre todo por carecer de la ITV en vigor (334), alcoholemia (86), carecer de seguro (81) y drogas (80). Los turismos fueron los más denunciados (1.172), que representan el 87% y también hubo 25 furgonetas, 17 camiones y 12 motocicletas.

La entrada a León por Pinilla acapara las denuncias por exceso de velocidad
Comentarios