sábado 21/5/22
El turismo busca recuperar el pulso

La escalada de los costes frena la recuperación de un turismo urbano con demanda creciente

Las empresas calculan trasladar al cliente un 26% del encarecimiento de energía y materias primas que padecen
semanasanta
Varias personas captan con sus móviles imágenes de la Semana Santa leonesa. MARCIANO PÉREZ

Es la modalidad turística que mejor comportamiento está teniendo en los últimos meses, y la que presenta también mejores perspectivas de cara al conjunto del año en un entorno de crecientes incertidumbres. El destino urbano sigue ganando adeptos, recupera ocupación y se consolida como la opción preferida del viajero nacional, casi el único que tira ahora del sector.

Sin embargo, el fuerte incremento de los costes (energéticos, de materias primas y laborales entre otros) está devorando los márgenes de unas empresas que respiran con optimismo ante la respuesta de los clientes, pero se ven ahogadas por el encarecimiento de sus costes fijos en un momento en el que es difícil repercutir el precio a consumidores aún sensibilizados y temerosos de lo que pueda ocurrir. Y que, además, cada vez más dejan sus decisiones de reserva para el último minuto.

A la cabeza en albergues

Una fórmula turística que ha sobrepasado el ámbito de los peregrinos y oferta locales cada vez más innovadores

Así viven las empresas turísticas leonesas la perspectiva de mejora del conjunto del año, más allá del tirón de la recuperada Semana Santa presencial. Los hoteles urbanos han mejorado sensiblemente sus ventas en el primer trimestre del año, aunque siguen por debajo de las cifras de antes de la pandemia. Pero son estos establecimientos y las escapadas culturales y gastronómicas los que están teniendo un mejor comportamiento dentro de la oferta turística nacional, que sigue constituyendo el gran motor económico del país. También básico para la economía provincial.

El sector en la provincia

Un sector que a nivel provincial cuenta con más de 400 establecimientos hoteleros que suman mas de 13.000 plazas, a los que hay que sumar, según los datos actualizados de la Junta, 1.285 restaurantes con más de 78.000 asientos disponibles. Que en los dos primeros meses del año ha registrado una notable recuperación frente al ejercicio anterior, aunque ambos períodos marcados por la pandemia y sus sucesivas olas; y que sigue teniendo en la permanencia de los viajeros su principal punto débil, porque las visitas duran de media menos de dos días.

Viajes con cautela

La evolución del covid y la crisis internacional hacen que los viajes se reserven a última hora

Sólo en la zona de la capital los negocios de bares y restaurantes superan los 5.000. Mientras a la oferta de hoteles, hostales y pensiones hay que sumar otras fórmulas de alojamiento turístico. Más allá del potente negocio del turismo rural en la provincia.

Hay que contabilizar también el creciente fenómeno de los apartamentos turísticos, que sólo en los dos primeros meses de este año, los más flojos para el sector y marcados en este 2022 por el repunte de contagios de covid, han recibido a más de 2.000 turistas. León tiene el 16% de la oferta de apartamentos turísticos de la Comunidad, sólo por detrás de Salamanca.

Los días del lleno

El puente de Semana Santa el lleno está asegurado, con la ayuda del buen tiempo

Y es con mucha diferencia la zona donde más albergues funcionan, una fórmula turística que ha sobrepasado el ámbito de los peregrinos y multiplica la inversión inmobiliaria y la oferta de innovadoras fórmulas turísticas en la capital leonesa. León suma el 34% del total de albergues en funcionamiento en la Comunidad.

Las viviendas de uso turístico son otra realidad al alza, con 472 registradas en León según el último informe turístico autonómico, y más de 2.600 plazas disponibles.

Las perspectivas

El caso es que los destinos urbanos son a nivel general, y también en León, los que mejor comportamiento han tenido dentro de la oferta turística nacional en el primer trimestre del año. También los que menos han dejado notar el impacto de la guerra de Ucrania, ya que apenas se han registrado caídas en las reservas en las últimas semanas. Aunque los viajes de negocios, otro de sus grandes potenciales, están aún muy lejos de recuperar el espacio que tuvieron. De ahí también el esfuerzo de las entidades turísticas municipal y provincial de León en las recientes ferias nacionales del espacio de turismo de negocios, al que León ha llevado su oferta para captar un nicho de actividad que se espera vuelva a ser especialmente rentable.

El caso es que, según destaca el último informe de perspectivas turísticas de la agrupación empresarial Exceltur, en el primer trimestre del año las escapadas culturales y de fin de semana a destinos urbanos en los que León ocupa un lugar destacado han tenido un «buen desempeño, al relajarse las restricciones para viajar». Es el tirón de la demanda española el que «explica la notable recuperación de estos alojamientos y las positivas perspectivas para los próximos meses». Aunque la propia organización advierte de que «están sufriendo el efecto negativo sobre sus márgenes del fuerte y acelerado aumento de sus costes». Las empresas del sector esperan repercutir a los clientes aproximadamente un 26% de este incremento en los precios.

El informe señala que los destinos de interior del norte del país registran caídas inferiores al 10% en sus ventas de las prepandémicas. En concreto en Castilla y León de un 9,6% menos. «Las ciudades de interior del norte de España han disfrutado del tirón de la demanda interna, junto a unas excepcionales condiciones climatológicas» que las convierten en las más deseadas para los turistas que ahora más se m ueven. En cambio las grandes ciudades siguen estando sensiblemente más retrasadas en su ritmo de recuperación.

El sector turístico advierte de que la espiral inflacionista no sólo afecta a las empresas. Los precios de la energía por la crisis bélica encarecen también los desplazamientos turísticos, merman la capacidad de consumo y el gasto turístico tanto de los hogares como de las empresas. «Todo ello en un escenario que contempla que siga reactivándose la demanda turística hacia España, impulsada por la mejora de la situación de la pandemia y las crecientes ganas de viajar». Eso sí, siempre pendientes de las incertidumbres económicas y geopolíticas.

Si el impulso de la actividad turística se verá marcado por un menor riesgo pandémico y el deseo de viajar y recuperar el ocio, aunque con propensión a quedarse cerca ante el encarecimiento de los viajes y las incertidumbres de la inestabilidad internacional, las principales amenazas vienen marcadas por la ralentización del crecimiento económico, la merma de la capacidad de consumo y la inflación desbocada.

La escalada de los costes frena la recuperación de un turismo urbano con demanda...