jueves 16.07.2020
Infraestructuras

Una escuela de Valladolid compite con San Isidro en la formación de monitores

La Junta da luz verde al centro pucelano, que realizará las pruebas de esquí en la estación leonesa
La estación de San Isidro contó este fin de semana con 29,5 kilómetros esquiables. MARCIANO PÉREZ
La estación de San Isidro contó este fin de semana con 29,5 kilómetros esquiables. MARCIANO PÉREZ

La estación de esquí de San Isidro acoge, desde el 2014 cursos para la formación de los monitores de este deporte y el snowboard en sus instalaciones, a través del Centro de Formación de la Escuela Española de Esquí de San Isidro. Este año, la Consejería de Educación ha dado luz verde a un centro de Valladolid para que se encargue también de esta formación, a pesar de que, al carecer de pistas de esquí en la provincia pucelana, ya han solicitado los correspondientes permisos en la Diputación de León, titular de San Isidro, para utilizar las instalaciones leonesas ubicadas en Puebla de Lillo. «Por tanto, ambos centros están autorizados para impartir estas enseñanzas, utilizando las pistas de San Isidro, Estación Invernal y de Montaña», como inciden desde la consejería en Valladolid.


En las pistas de San Isidro se celebrarán entre el 21 de febrero y el 8 de marzo las pruebas específicas de acceso para el curso, que convocan tanto la Escuela Española de Esquí de San Isidro como el centro de Valladolid, Entuayuda Sport, «debiendo elegir el interesado en cuál de ellos se presentará», tal y como figura el Bocyl, donde se regula la convocatoria de esta prueba. El curso al que se presentan los aspirantes se trata de enseñanzas deportivas, que aunque no son de Formación Profesional, están reguladas directamente por la Consejería de Educación, a través de centros privados, como Enseñanzas de Régimen Especial que conducen a la obtención del título de Técnico deportivo y Técnico deportivo superior, tanto de esquí alpino como de snowboard.

 

A pesar de no ser un título de Formación Profesional, las enseñanzas deportivas comparten su «carácter profesionalizante», como especifican desde Educación en Valladolid, a lo que añaden el nivel de los estudios, la estructuración en dos grados, medio y superior, algunos requisitos de acceso y la existencia de formación práctica en el plan de estudios.

 

En la estación de esquí de San Isidro ya se han formado a más de medio centenar de monitores de esquí, que ahora recibirá también a los alumnos del centro vallisoletano. Hay monitores que se dedican exclusivamente a esta profesión, haciendo la temporada en España en invierno y desplazándose en los meses de verano al cono sur, que es cuando allí son los meses invernales a lo que se suman otros destinos como Japón o los glaciares austriacos, donde se puede esquiar todo el año.

 

El curso de monitores de esquí de grado medio cuenta en su currículo con 1.085 horas de formación, más otras 930 en el caso de conseguir el grado superior de técnico deportivo. La formación se organiza en tres bloques, uno común, otro específico —referido a la modalidad y especialidad concreta, ya sea snowboard o esquí alpino— en el que se puede incluir la formación práctica y un tercer bloque, complementario, en el que se abordan los aspectos relacionados con la utilización de recursos tecnológicos, idiomas o la atención a la diversidad.

Una escuela de Valladolid compite con San Isidro en la formación de monitores