viernes. 01.07.2022

El Gobierno español y Google han dado por rotas las negociaciones sobre la propuesta de la multinacional de gestionar los archivos españoles, según anunció ayer Rogelio Blanco. «Google planteaba un convenio de adhesión, pero sobre un patrimonio acumulado durante siglos que no puede enajenarse en manos de una multinacional que pretende imponer su propio marco jurídico».

Blanco, que definió como «soberbia» la postura de la multinacional, aseguró que el acuerdo propuesto suponía que durante 14 años se perdía el control de los archivos: «No puede ponerse en juego una riqueza documental de este calibre, sobre todo cuando el objetivo del Estado es ponerla a disposición de todos los ciudadanos. Somos un Estaso soberano, y debemos gestionarlo nosotros».

España rechaza las condiciones de Google sobre sus archivos