miércoles 25/5/22

La cumbre que a finales del invierno pasado celebraron en Oviedo el Principado y la Diputación de León desbloqueó años de espera para un proyecto de fusión entre las vecinas estaciones de San Isidro y Fuentes de Invierno. Ambas instituciones anunciaron en aquella cita un proyecto conjunto para concurrir a los fondos covid de la Unión Europea, conocidos como Next Generation, para desarrollar la unión efectiva de los dos espacios blancos como un revulsivo sin precedentes para la zona común y sus áreas de influencia, tanto en la vertiente leonesa (Alto Porma y Alto Curueño), como en el vecino concejo asturiano de Aller. Un único espacio con 43 kilómetros de pistas (los 34 de San Isidro, sumados a los casi nueve de Fuentes) que situarían a este nuevo espacio blanco a la altura, en extensión, de estaciones de los Pirineos. El proyecto definirá las zonas de unión de ambas estaciones a través de pistas y remontes, así como la creación de infraestructuras conjuntas y futuras zonas de crecimiento para contar con más área esquiable. La puesta en marcha de un forfait conjunto, aún por definir, será uno de los pasos que deban de dar para permitir el uso común de los dos espacios.

Pretenden desestacionalizar la oferta para que el nuevo enclave fruto de la fusión no sea únicamente foco de atención durante la temporada de esquí, incorporando propuestas de ocio y deporte durante todo el año. Otro aspecto clave será la gestión, probablemente una empresa pública. El proyecto conjunto, entre dos comunidades, aspira a contar con fondos covid.

A la espera de fondos covid para el plan de fusión San Isidro y Fuentes
Comentarios