domingo. 25.09.2022

Decepcionado. Así salió ayer de la reunión el presidente de la Asociación de Hostelería de León. Martín Méndez asumió el mensaje de la Junta para dar continuidad a las restricciones actuales debido al repunte de la crisis sanitaria pero no pudo reconocer sentirse desilusionado «porque en esta reunión no se concretó nada» sobre las ayudas directas que necesita el sector. «Parece que a veces se nos olvida que la hostelería lleva bajo mínimos desde hace ocho meses y con miles de trabajadores en un Erte», subrayó. «Incomprensiblemente no se ha hablado de ayudas. Nos dicen que son favorables a las ayudas directas que nosotros reclamamos pero lo condicionan al apoyo del Gobierno central, diciendo que la Junta pondría entonces un porcentaje».

«Esperábamos un plan de choque pero lo que nos han pedido es que hagamos nosotros propuestas para ver como orientar las ayudas. La verdad es que esto, ocho meses después, me suena a tomadura de pelo».

Mientras la incidencia del virus en la Comunidad no baje de 400 casos por 100.000 habitantes la Junta aseguró a los hosteleros que la situación actual se mantendrá. Avanzó que si el impacto del virus se reduce se podría contemplar un inicio de desescalada por provincias dependiendo siempre de la cifra de contagios. «Lo que nos han dejado bastante claro es que en el puente de la Constitución y en las Navidades va a haber un confinamiento provincial y de la Comunidad para evitar desplazamientos por lo que tampoco tendremos visitas en estas fechas», apuntó con pesar.

«Esperábamos un plan de ayudas, esto suena a tomadura de pelo»
Comentarios