domingo 23/1/22
                      marciano pérez
marciano pérez

La estación de autobuses cambia por dentro para adaptarse a los trabajos de construcción que modificarán completamente la infraestructura, aunque para eso habrá que esperar un año y medio. De momento, las obras, que arrancaron hace un mes, se centran ahora en acondicionar el interior para comenzar con las demoliciones de la antigua cubierta y de los elementos interiores. Han cambiado de lugar la taquilla para que la empresa adjudicataria de este proyecto, que movilizará 4,6 millones de euros, pueda cumplir el contrato sin que se vea afectado el tráfico de autobuses y los propios usuarios. La actuación se alargará hasta principios del verano de 2023 y contempla, además de la reforma integral de la estación, un pasillo para unirla con la de trenes y evitar que los viajeros tengan que salir al exterior para enlazar con el ferrocarril. También se cambiará el sistema tradicional de expedición de billetes, el acceso a las dársenas estará cerrado y todo el edificio se adaptará a personas con movilidad reducida. 

La estación de bus cambia de forma