domingo 29/5/22

El leonés Estanislao Nistal trabaja con vidrios y arcillas que frenan al covid

El virólogo de 46 años colabora desde el CEU-San Pablo con un grupo de científicos españoles del Centro de Investigación en Nanomateriales y Nanotecnología (CINN, CSIC-Universidad de Oviedo-Principado de Asturias) que han identificado materiales que 'asfixian" a los virus
undefined
Estanislao Nistal, el virólogo leonés que lucha contra el covid. DL

El virólogo leonés Estanislao Nistal ha identificado en colaboración con un grupo de científicos españoles del Centro de Investigación en Nanomateriales y Nanotecnología (CINN, CSIC-Universidad de Oviedo-Principado de Asturias) y de la Universidad CEU San Pablo, donde trabaja, un tipo de vidrio y una arcilla que poseen una potente actividad viricida, capaz de reducir la infectividad viral más del 99% en diez minutos de contacto. Se trata de un hallazgo de bajo coste que puede servir para descontaminar superficies, líquidos y aires que contengan partículas virales como el covid.

"Llevamos años trabajando en materiales con actividad antibacteriana y fungicida (contra los hongos) con el grupo de Belén Cabal de Asturias, pero no los habíamos probado contra los virus, una posibilidad que iniciamos con la pandemia y que ha demostrado buenos resultados", indica desde Madrid.

De hecho, en solo diez minutos, el vidrio y el caolín inorgánicos reducen más del 99% la capacidad de infectar de los virus con los que entran en contacto, por lo que podrían utilizarse para desinfectar o desarrollar fármacos antivirales con baja o ninguna toxicidad. "Se podrían incorporar a filtros de aire para atrapar al covid u otros virus e inactivarlos", apunta.

Los nuevos materiales, cuya eficacia ya se había demostrado en bacterias y hongos, se han probado ahora con el covid-19, la gripe, el herpes simple y adenovirus. Según explica Nistal, desde el CINN asturiano se modificó "el caolín, que es una arcilla blanca depurante que ya se usaba en la medicina china por su capacidad de limpiar el intestino y de atrapar virus, para introducirle unas nanopartículas que aumentan aún más esa función de destruir virus". También se mejoró un vidrio que posee solicatos y carbonatos "que induce una agregación del virus al alterar sus proteínas y lo desactiva".

Los resultados de la investigación han sido publicados en "Material Today Bio (MTBio)" y también han participado investigadores del CISA-CSIC, del CIMA (Universidad de Navarra), y de la Universidad Complutense de MadriCSIC (Centro Superior de Investigaciones Científicas).

Vidrio y caolín, baratos y no contaminantes
Los materiales investigados son un vidrio sodocálcico y una arcilla llamada caolín que contiene nanopartículas de plata y de óxido de cobre que pueden desactivar la capacidad de infectar del virus.

El vidrio y el caolín al entrar en contacto con el virus provocan una reacción físico-química que impide el crecimiento del mismo y lo termina "asfixiando".

Estos materiales son capaces de inhibir significativamente el crecimiento microbiológico, tanto de origen bacteriano, como fúngico o vírico, y son perfectamente compatibles con los seres vivos y el medioambiente”, según Belén Cabal, investigadora del CINN.

Además estos materiales tienen otras ventajas como que son estables y baratos, lo que los "convierte en materiales excepcionalmente apropiados para la prevención y control de enfermedades víricas y bacterianas".

Ya lo dijo Hipócrates
El vidrio y el caolín se podrían emplear para eliminar virus del agua o aplicarlos en filtros de aire y podría servir para prevenir infecciones endémicas, tanto en animales de granja como en personas. Se puede estudiar su uso como antivirales desinfectantes en pandemias actuales o futuras e incluso desarrollar medicamentos antivirales con baja o nula toxicidad.

El caolín ya se empleó como antiséptico en la antigüedad. Las propiedades beneficiosas de la arcilla blanca fueron descritas por primera vez por Hipócrates. El científico griego descubrió que el caolín puede detener los procesos inflamatorios en los tejidos y desinfectar heridas. Ahora la ciencia le ha dado la razón.

Biografía de Nistal

El virólogo leonés Estanislao Nistal Villán es natural de Toral de los Guzmanes. Obtuvo su licenciatura en Bioquímica en la Universidad de Salamanca. En el año 2001 comenzó a trabajar como lab-manager en el Departamento de Microbiología del Hospital Monte Sinai, apoyando la investigación del proyecto de rescate del virus de la Gripe de 1918.

En 2005 comenzó su doctorado en EE UU en el laboratorio del doctor Adolfo García-Sastre en el Departamento de Microbiología, centrado en los estudios de caracterización molecular que controlan la inducción de IFN-β en respuesta a infecciones virales, especialmente la respuesta frente a la infección por los virus de la gripe.

Complementó este estudio colaborando en el estudio de la estructura del complejo pretranscripcional del IFN-β y el sensor de infección por gripe RIG-I en el laboratorio del Profesor Aneel Aggarwal, del Departamento de Biología estructural y química del Monte Sinai.

En 2010 comenzó sus estudios postdoctorales en el CIMA de Pamplona, desarrollando diferentes modelos basados en la regulación del IFN y en el uso de virus oncolíticos. Desde 2015 es profesor de la sección de Microbiología de la Facultad de Farmacia en la Universidad CEU San Pablo en Madrid y dirige el laboratorio de Virología e Inmunidad Innata. El trabajo de su equipo actual se centra en la caracterización de mecanismos no convencionales de inducción de interferón (IFN), y la inmunidad innata frente a infecciones. Su principal línea de trabajo se centra en la caracterización de la respuesta inmune en neumonías causadas por infecciones agravadas por bacterias.

El leonés Estanislao Nistal trabaja con vidrios y arcillas que frenan al covid