jueves 27/1/22

Aunque el Gobierno ha prorrogado hasta final de año la moratoria concursal que terminaba este 14 de marzo, muchos expertos siguen temiendo que ni esta medida ni el paquete de ayudas directas aprobado sean suficientes para evitar el aluvión de concursos que se prevén en el medio plazo, y creen que sólo servirá para prolongar la agonía de empresas que llegarán demasiado débiles a la inevitable insolvencia.

Ante el más que posible alud de casos en los próximos meses, y dada la poca precisión de la norma, los profesionales reclaman claridad para evitar dilaciones en los procesos que solo perjudican a empresas y trabajadores, como está ocurriendo con los despidos individuales.

Dudas de interpretación

La abogacía considera que debería ser el Supremo el que «ataje las dudas interpretativas», para contar con «un criterio claro sobre en qué casos procede acometer despidos colectivos y en cuales no», aunque augura que, según su experiencia en crisis pasadas, «con independencia de la procedencia o no del ERE por la causa vinculada al Covid, seguramente volveremos a ver pronunciamientos que determinen la nulidad de las medidas por defectos y vicios formales durante la negociación y el desarrollo del procedimiento», explicó en la revista de la Abogacía Española Roberto Vázquez, abogado de Cuatrecasas.

Pronósticos pesimistas

Si las pronósticos más pesimistas se cumplen, y las ayudas directas no son suficientes, en los próximos meses se podría ver un verdadero aluvión de concursos de acreedores. ¿Cómo afecta esto a los consumidores que tenían contratados bienes o servicios con una empresa que se declara en concurso? «Poco o nada», reconoce Mateo Juan Gómez, socio del Bufete Buades. «Las únicas y escasas medidas de protección hay que buscarlas en la Ley de Defensa de Consumidores y Usuarios o la Ley de Crédito al Consumo o en la propia normativa concursal», añade Mateo Juan.

A efectos prácticos hay asuntos a tener en cuenta. Si una persona ha comprado algún producto y éste continúa estando localizado y en poder del concursado, se puede recurrir a la ley concursal, que establece que éstos «serán entregados a sus legítimos titulares, a solicitud de éstos», explica Gómez, especialista en derecho concursal y derecho de los consumidores.

Los expertos temen que haya empresas débiles que caigan en la insolvencia