lunes 26.08.2019
cuestión de seguridad

Una fachada que espera veredicto

El edificio de los juzgados de Sáenz de Miera se cubre de andamios para analizar los pequeños desprendimientos de losetas, antes de sellarlas.
Una fachada que espera veredicto

La entrada al edificio de los juzgados ubicados en la avenida de Sáenz de Miera se ha cubierto de andamios «por motivos de seguridad», según explicó el juez decano, Luis Alberto Gómez. Al parecer, en la piedra traída de Salamanca para forrar la fachada exterior, muy porosa, se ha originado cierto desgaste que en las últimas semanas ha llegado a producir pequeños desprendimientos de las losetas. Ante esa situación, los gestores del mantenimiento del inmueble han decidido actuar.

Primero, varios expertos analizarán el estado de esta típica piedra dorada que adquiere con el paso del tiempo una tonalidad rosada al oxidarse el hierro que contiene. El material predominante es, sin embargo, arenisca y arcilla, de modo que las condiciones climatológicas extremas de frío y calor suelen ir deshaciéndola.

«Es una piedra que tiende a descomponerse y que ahora se revisará para conocer qué actuaciones son las más adecuadas para corregir los posibles problemas que presenta, antes de sellarla», matizó el juez decano.

La piedra de Salamanca se ha usado en multitud de edificios, desde la fachada plateresca de la Universidad de Salamanca a la Casa de las Conchas y catedrales góticas y románicas. Suele padecer ‘males’, como le ocurre a la piedra de Boñar que se empleó en la Catedral leonesa, y requiere cuidados. Salvo una parte acristalada, el edificio de los juzgados, de 16.801 metros cuadrados, está forrado con esas losetas.

Una fachada que espera veredicto