jueves 23/9/21
Efectos de la pandemia

La falta de materias primas pone en jaque el fin de obras y obliga a incumplir contratos

El precio de la madera o el hierro se «dispara», marcados por la escasez y las presiones de las grandes potencias económicas
El sector de la construcción da empleo en León a 11.660 personas que trabajan en 1.309 empresas. RAMIRO

El parón derivado por la pandemia, las limitaciones de las actividades extractivas, a lo que se suman las fluctuaciones del mercado impresas por potencias económicas como China están poniendo en jaque la llegada de materias primas como la madera, el acero, el hierro o todos los derivados del petróleo, que son esenciales para la construcción. Un sector que tras la crisis económica de 2007 había comenzado a recuperarse pese a las consecuencias del coronavirus y que ahora se ve amenazado por la falta de estos componentes y, por lo tanto, por su encarecimiento ante las presiones del mercado. Una recuperación que acaba de hacer pública el Observatorio Industrial de la Construcción que cifra —al mes de junio— en 11.660 los trabajadores del sector en la provincia repartidos en 1.309 empresas, lo que representa que la construcción acapara una de cada diez empresas leonesas inscritas en la Seguridad Social.

«Se ha roto la cadena logística», señala el presidente de la Cámara de Contratistas de Castilla y León, Enrique Pascual, quien explica que cuando se ofertaron las obras la materias primas tenían un precio, que ahora se ha disparado, lo que sumado a la su carencia, «genera un problema para cumplir los contratos». «Ahora hay que negociar uno a uno con los propietarios, saber si aceptan o no la subida de los precios», concreta por su parte el responsable de la Confederación Castellano y Leonesa de la Construcción, Javier Vega, quien añade que ha habido subidas incluso del 40%. Un problema que puede provocar que se paralicen las obras o que, incluso, se lleguen a rescindir contratos ante la imposibilidad de cumplir los acuerdos firmados.

Pascual y Vega inciden en que se trata de «un problema real en el cumplimiento de los contratos en tiempo y precio» que no sólo afecta a León y a España, si no a toda Europa, y que ha provocado ya que empresas públicas como Adif hayan reconocido esta situación, porque a las infraestructuras ferroviarias la carencia y el encarecimiento del hierro «les afecta mucho». Vega precisa que el buen ritmo que ha tomado la construcción en los últimos tiempos, sumado al parón por la pandemia, no permitió el estocaje de mercancías, «porque todo era la venta», lo que ahora se está haciendo evidente. A la falta de materias primas se suma también la carencia de algunos componentes como los microchips, que afectan a más sectores que al de la automoción, ya que maquinaria específica para la construcción está a falta de estos pequeños elementos para poder salir al mercado. «Existe una verdadera preocupación por todo ello», apunta Pascual, ya que toda la problemática está ralentizando el desarrollo de las obras, sobre todo en la época estival cuando las actuaciones cogen impulso, lastradas no sólo por la falta de materias, si no también por la ausencia de personal cualificado que quiera trabajar en el sector.

Poco y caro
El acero, los derivados del petróleo o los microchips también afectan a la ejecución de las obras

Ahora dificultades
La recuperación de la actividad tras el confinamiento vació el estocaje de mercancías

La obra privada ha sido la que mayor tirón ha tenido tras el covid y la que más ha impulsado el empleo. Pero el encarecimiento de las materias primas también tiene sus consecuencias en la obra pública. Una situación que se agrava porque después de 2017, con la ley de desindexación del IPC, cayó en desuso el mecanismo para revisar los precios de la obras y que ahora sería necesario como consecuencia del incremento de precios por la carencia de materias primas y las especulaciones económicas.

«Es un problema ya estructural que afecta ya a toda Europa, porque su producción depende directamente de las importaciones, es necesario cambiar estos procesos», señala el presidente de la Cámara de Contratistas de Castilla y León.

La falta de materias primas pone en jaque el fin de obras y obliga a incumplir contratos
Comentarios