sábado. 13.08.2022
                      Pasillo para peatones a la altura que se va a elevar el paso del tráfico rodado. MARCIANO PÉREZ
Pasillo para peatones a la altura que se va a elevar el paso del tráfico rodado. MARCIANO PÉREZ

«No faltarán los voceros que justifiquen la imposibilidad del soterramiento ferroviario de San Andrés del Rabanedo por las limitaciones presupuestarias, cosa que tampoco fue cierta ayer ni es hoy». Así tercia Francisco Álvarez Cascos en este conflicto político y administrativo que envuelve el pulso por el soterramiento del tren en Trobajo y León, y que ha ganado un cariz relevante a medida que se acerca la hora de la apertura de los túneles de Pajares y se mantienen flecos abiertos en mitad del trazado intermedio de la línea. Cascos, ex ministro de Fomento, y firme defensor de otro modelo de tren de alta velocidad entre León y Asturias, bien distinto del que disfruta ahora León plagado de carencias estructurales, se posicionó en una tribuna de opinión en Diario de León a favor de las tesis que persiguen los vecinos de Trobajo, y ante la reunión de septiembre con responsables de Adif y de Transportes, calca un vaticinio, basado en las tornas que ha tomado la inversión en estructuras que agravia a los territorios del noroeste «a León y Asturias», y que beneficia siempre a los de siempre. «Hoy estos mismo territorios vuelven a ser los más favorecidos, mientras se recortan inversiones como el AVE entre León y Asturias, unas veces rematando la mutilación de la Variante de Pajares de alta velocidad o cerrando la vieja línea ferroviaria convencional por Busdongo y La Perruca, y otras negando la solución original proyectada en 2004 para las integraciones ferroviarias en León y en San Andrés del Rabanedo, fundamentales para que todo el corredor hasta Asturias sea una verdadera línea de alta velocidad europea». Álvarez-Cascos sostiene la defensa de criterios a favor de lo que resulta «social y ferroviariamente deseable» mientras marca una línea divisoria entre la época de expansión liderada por el Gobierno de Aznar y la «ominosa etapa a la que pertenecer la degradación y paralización de la Variante de Pajares, cuyos dos grandes túneles entre La Robla y Pola de Lena de 25 kilómetros se calaron en 2009 y llevan sin uso más de diez años; o la paralización del Metrotrén de Gijón con su túnel de más de 4 kilómetros. calado en 2007 y también sin uso alguno; o la incompleta construcción como línea de alta velocidad del tramo Valladolid-León; o la interrupción de la línea de alta velocidad a Asturias en León, mutilada con la inauguración en 2011 de una estación «término» que eliminaba el soterramiento en León y cancelaba la integración del ferrocarril en San Andrés del Rabanedo, cuyo proyecto se había adjudicado en 2004». Con los matices sobre «el resumen de una historia documentada en la que despunta el protagonismo singular de la actual secretaria de Estado del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, que es la coautora técnica e intelectual de lo que ha sucedido».

«No faltarán voceros para justificar las limitaciones de presupuesto»
Comentarios