lunes 23/5/22

En los años 80 fue la aparición de las grandes cadenas y los centros comerciales, en los últimos tiempos la llegada del comercio on line y los nuevos hábitos de consumo. El caso es que desde hace décadas el sector vive un continuo proceso de transformación, acelerado ahora con la pandemia, al que no siempre han podido adaptarse muchos de los comercios tradicionales.

El modelo de la concentración de buena parte de los negocios en ejes comerciales en el centro de las ciudades, alentados además por la existencia de zonas peatonales, parece estar también en revisión. Y León y su céntrica Ordoño II es buen ejemplo de ello, y se suma ahora a la ‘despoblación’ comercial que desde hace años vienen sufriendo otras céntricas vías.

El fenómeno comercial de los últimos años ha venido acompañado también del despliegue de grandes cadenas, que han acaparado buena parte de la oferta de locales más atractiva. Y han dado lugar también a un fenómeno conocido como ‘ciudades clonadas’, en el que se han perdido en su mayor parte los negocios locales y sus peculiaridades, y se da en cambio una uniformidad que lleva a tener prácticamente la misma oferta en cualquier calle comercial de Europa. Para muchos expertos, esto supone una «pérdida de autenticidad» de la oferta y la productividad locales.

Lo cierto es que el comercio de proximidad vive una reestructuración, acelerada por la pandemia. No sólo por el impulso del comercio electrónico, sino por el diferente ritmo de recuperación tras el covid. Los comercios de alimentación se han visto favorecidos por una mayor permanencia en el hogar y los cierres de la hostelería, pero productos no esenciales (como el vestido y calzado o los complementos personales, por ejemplo) están sufriendo especialmente. Y eso se ve en las calles.

Aún así, el comercio minorista aporta el 48% del empleo del sector, y ese es un factor determinante para protegerlo.

El fenómeno de las ciudades clonadas
Comentarios