miércoles. 08.02.2023

Las fiestas y las vacaciones del personal saturan las líneas para pedir cita en los centros de salud

UGT prevé un enero colapsado ante la falta de quince médicos de familia y siete pediatras .
Los centros de salud tienen las agendas completas.

Más de una semana de espera para la consulta del médico de Atención Primaria o el pediatra después de varios intentos telefónicos para conseguir una cita. Los descansos del personal y el disfrute de los ‘moscosos’ está provocando retrasos y acumulación de listas de espera en las agendas de los médicos de familia en los centros de salud. Conseguir una cita con el médico se ha convertido es una prueba de paciencia para los enfermos por el colapso de las líneas telefónicas. «Hay que llamar varias veces porque las líneas están colapsadas y no se puede pedir cita. Las agendas están llenas y la operadora electrónica devuelve la llamada al centro de salud, que a su vez también está con las líneas saturadas». El responsable de Sanidad de UGT, Faustino Sánchez, asegura que falan al menos quince médicos de familia y siete pediatras para que la situación se normalice, algo que no ocurrirá hasta que pase el mes de enero «porque aunque la Gerencia de Atención Primaria está haciendo esfuerzos para contratar a gente, no hay profesionales suficientes disponibles».

«Hay personal de permiso, no sólo médicos, sino también administrativo, por eso se colapsan las líneas», explica Sánchez, que atribuye la situación credada en León a una política anterior «en la que no se retuvo a los profesionales», algo que desde UGT creen que sí se hizo en áreas de salud de otras provincias. «El personal sanitario tiene autorización para coger permisos hasta el 15 de enero y luego habrá algunos que disfruten de los moscosos, que pueden gastar antes del 31 de este mes».

Ante el aumento de llamadas para pedir cita con el médico y la imposibilidad de colocar a los pacientes en las agendas del día, los centros de salud piden a los pacientes que, si se encuentran mal, acudan a la consulta del médico si cita y que esperen a que acabe con el cupo asignado para que los atiendan. «Lo que ocurre es que cuando un médico se va de permiso o se coge festivos es el compañero el que asume sus pacientes». Esta decisión es fruto del acuerdo para asumir el aumento de la jornada laboral hasta las 37,5 horas semanales.

Las fiestas y las vacaciones del personal saturan las líneas para pedir cita en los...
Comentarios