martes 14.07.2020
INFRAESTRUCTURAS

Fomento desbloquea la integración de Feve tras 15 meses de paralización

Pastor compromete con Silván que se podrán reanudar los trabajos entre abril y mayo
Fomento desbloquea la integración de Feve tras 15 meses de paralización

álvaro caballero | león

En una reunión fuera de cámaras y agenda oficial celebrada ayer en Madrid se cerró el desbloqueo de la integración de Feve. Después de 15 meses de paralización total y dos años y medio de interrogantes sobre la supervivencia del ferrocarril de vía estrecha en la capital leonesa, la ministra de Fomento en funciones, Ana Pastor, se comprometió con el alcalde de León, Antonio Silván, a que de manera inmediata su departamento procederá a volver a incluir el tramo desde La Asunción hasta la estación de la calle Padre Isla dentro de la Red Ferroviaria de Interés General, según confirmaron fuentes ministeriales. Un cambio administrativo que de una tacada resuelve los dos problemas pendientes: no será necesario licitar un nuevo contrato para el modificado del proyecto y el Ayuntamiento no tendrá que hacerse cargo de la explotación de forma conjunta, sino que se mantendrá bajo la disciplina de Renfe Operadora.

El compromiso se ratificó en la mesa de reunión a la que asistieron, además de Pastor, el secretario general de Infraestructuras, Manuel Niño, el presidente del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), Gonzalo Ferre, y el presidente de Renfe, Pablo Vázquez, mientras que el Ayuntamiento estuvo representado por Silván, el portavoz Fernando Salguero y la concejala de Urbanismo y Medio Ambiente, Ana Franco. La resolución, como ratificaron fuentes ministeriales, borra por completo el marco fijado por el convenio que firmó con el Ayuntamiento en febrero de 2010 el entonces ministro de Fomento, el socialista José Blanco. El documento recogía que el ministerio procedería a la exclusión del tramo de la Red Ferroviaria de Interés General para que pudiera incluirse dentro de la disciplina tranviaria, de acuerdo a un régimen de explotación conjunta con Feve. Una gestión administrativa que se llevó a cabo, aunque sin embargo se terminó por descartar la ejecución del tranvía, toda vez que tomaron posesión los nuevos gobiernos municipal y central del PP.

Aunque en apariencia nimio, el matiz ha enredado desde 2011 el avance del proyecto de integración. Más si cabe a partir del accidente del Alvia de Santiago de Compostela, en julio de 2013, cuando el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) extremó la imposición de medidas de seguridad en todas sus circulaciones. Un caso sin conexión aparente, pero que derivó en que los técnicos del ministerio pusieran todas las pegas para hacerse cargo de la circulación en el tramo urbano, sin que se colocaran las barreras de protección que existían antes, y que insistieran en que el convenio reseñaba que la explotación correspondía al Ayuntamiento de León.

Sin resolver el enredo administrativo de la titularidad, el ministerio decidió que era necesario un modificado del proyecto en el que se recogieran las nuevas medidas de seguridad. Un cambio que no cabía dentro del contrato adjudicado, según el criterio del interventor del ministerio de Fomento, que abrió como salida posible que se licitara un nuevo contrato en el que se contuvieran las modificaciones impuestas. Ahora, con la inclusión de nuevo del tramo desde La Asunción hasta la estación en la Red Ferroviaria de Interés General, además de la reforma del Reglamento Ferroviario, que entró en vigor en noviembre del pasado año, no será necesario hacer esta actuación, según insistieron fuentes ministeriales.

Fomento desbloquea la integración de Feve tras 15 meses de paralización