jueves. 07.07.2022

Al fotomatón le dan sepultura

La propuesta de eliminar la obligatoriedad de llevar foto para la tramitación del DNI pone en jaque a las tiendas del sector; algunas basan en este concepto hasta el 40% de su facturación
                      Enrique es el dueño de SI Digital. FERNANDO OTERO
Enrique es el dueño de SI Digital. FERNANDO OTERO

En unos casos, hasta el 40% de la facturación dependen de ello. En otros, cajas de alrededor de 140 euros diarios. En todos, el desasosiego por un globo sonda que ahora oficialmente da marcha atrás, pero que ya ha tenido sus consecuencias. La posibilidad de suprimir la obligación de presentar foto en las oficinas de tramitación del DNI ha supuesto un torrente de reacciones, si bien de forma oficial, la Subdelegación del Gobierno en León rechaza la entrada en vigor inminente de este cambio: «Eso se ha parado», explicaron fuentes oficiales.

Desde el 2 de agosto pasado los países miembros de la UE deben cumplir con el Reglamento UE 2019/1157 del Parlamento Europeo sobre el refuerzo de la seguridad de los documentos de identidad de los ciudadanos de la Unión y a los miembros de sus familias que ejerzan su derecho a la libre circulación, que forma parte del Plan de acción 2016 de la Comisión para abordar el fraude de los documentos de viaje, incorporando medidas de seguridad de los documentos como las tarjetas de identidad y de residencia.

Con un plazo de dos meses de antelación a la fecha señalada, España ya cumple con los criterios establecidos en este reglamento europeo, y facilita progresivamente a todos los ciudadanos el nuevo formato europeo de DNI electrónico 4.0, que además de incorporar todas las medidas de seguridad y de usabilidad del anterior formato 3.0, tiene un nuevo diseño del propio soporte.

El Gobierno destinar 6,5 millones de los 25 millones globales asignados del Fondo de la UE para la Recuperación y Resiliencia para lanzar el nuevo DNI 4.0 electrónico (DNIe). Uno de los cambios que traía el proyecto es que se podía pagar con tarjeta y que el ciudadano no tendría que llevar fotografía alguna. La decisión se ha paralizado de forma momentánea a la vista de las consecuencias que comporta para la economía del sector.

«Cerramos esta misma tarde», explica la empleada de Josanz Fotografía en la avenida de Independencia. «No es solamente por esto, pero nos ha dado la puntilla. Cuando empezaron a decir por la calle que se quitaba lo de la foto, fuimos notando una caída de la recaudación por fotos de carné muy grande. Nosotros estábamos haciendo de caja cerca de 140 euros diarios solamente por las fotos de carné y eso se nota mucho».

La razón para tomar las fotografías en el momento de hacerse el DNI es, según la explicación oficial, que «la imagen facial y la huella ya no son solo imágenes o fotografías convencionales, ahora pasan a ser datos biométricos». Esto permite una identificación y una autenticación fiables reduciendo el riesgo de fraude y dan «una mayor seguridad a los ciudadanos».

El ministro del Interior Fernando Grande-Marlaska afirmó en el Congreso que la foto del DNI representa un 10% de la facturación del sector de la fotografía. «Son datos de la patronal que nos han hecho llegar», explican desde su gabinete. No concuerdan con las estimaciones de SI Digital, la principal beneficiaria en León del negocio de la tramitación de los carnés: «Nosotros sacamos de las fotografías el 40% de la recaudación del año», asegura Enrique, el propietario del establecimiento. Evita facilitar datos contables por cuestiones obvias. Pero la aproximación es sencilla.

«De todas formas, no estamos preocupados. Tenemos familia directa vinculada al Cuerpo Nacional de Policía y ya nos han dicho que esto va para largo. Hay que hacer una inversión muy fuerte en maquinaria y poner a los funcionarios a hacer fotos no es sencillo. ¿Cómo las retocan luego? Eso ¿entra dentro de sus funciones?».

Un tercer negocio leonés de este ramo se queja: «No hay nada que publicar de esto. No se va a hacer y no tenemos nada que decir», aseguran con talante serio.

De media, en España se renuevan unos siete millones de DNIs cada año. A partir de los 30 años, el DNI se renueva cada diez años. «El ahorro serían 70 céntimos al año», dice el presidente de la Asociación Interdisciplinar Española del sector de la Fotografía, Juan Mendizábal. «Me parece irrisorio que por 70 céntimos se cargue un sector». «Lo que corre peligro aquí son todas las tiendas de fotografía de calle, las de barrio, que han quedado, que han invertido y se han adaptado al sistema digital».

Al fotomatón le dan sepultura