jueves 4/3/21
Nueve meses después de su fundación

La fragmentación política y empresarial amenaza la continuidad de la Mesa por León

La falta de compromiso lastra el avance mientras se enzarzan en si debe primar la inversión pública o la privada
La última reunión de la mesa se celebró en Villablino el pasado 29 de septiembre. RAMIRO

Más de nueve meses después de que la primera foto pusiera el hito fundacional, la Mesa por León aún no ha nacido. Los dos encuentros posteriores, el 26 de junio en Ponferrada y el 29 de septiembre en Villablino, apenas han servido para que el organismo embrionario cogiera cuerpo. Pero nada más. Mientras la directora, Humildad Rodríguez Otero, trabaja en la sombra para sentar las bases de los proyectos que pueden dotar de sustancia a la agencia, la fragmentación política y empresarial amenaza su supervivencia. El debate se enquista en las posturas antagónicas que defienden la patronal y las instituciones sobre si debe ser la inversión pública o la privada la que prime para promover el objetivo de atraer empresas y crear empleo.

La mecha la encendió esta pasada semana el delegado del Gobierno en la comunidad. Javier Izquierdo se despachó en su visita a León con unas declaraciones en las que advertía de que «la Mesa por León debe captar inversiones privadas para reindustrializar la provincia». El recado lo recogió la Federación Leonesa de Empresarios (Fele), quienes ya se habían quejado en septiembre de que el representante del Ejecutivo central se levantó de la reunión de septiembre sin fijar los compromisos. No se ha hecho desde entonces, como recalca el secretario de la patronal, Álvaro Diez, quien abunda en que durante estos meses han reclamado que hubiera nuevos encuentros, en paralelo a la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado y los de la Junta. «Entendíamos que era el foro para pronunciarse sobre las necesidades que requiere la situación económica de León en una coyuntura que era de urgencia y necesidad. Pero desde la cita de Villablino, la mesa ha sido secuestrada, amordazada y anestesiada. ¿Quién ha sido? Que la opinión pública se pronuncie», incide el portavoz de los empresarios.

Con autonomía
UGT y CC OO exigen que se fijen ya las bases para que la agencia pueda funcionar por su cuenta

La respuesta la da el propio Diez cuando admite que el freno se debe «tanto al Gobierno como a la Junta porque ninguna de las partes atendió la petición» y al final no pudieron pronunciarse. El secretario de la Fele insiste en que la mesa «debe ser una caja de resonancia para establecer unas prioridades empresariales encaminadas a la inversión pública, sin menoscabo de la inversión privada». «Pero percibimos que no es así», admite el portavoz empresarial, quien abunda en que «es una manera de eludir la responsabilidad de los poderes públicos, que tienen el compromiso con León desde hace más de 15 años en algunas inversiones». «La lista es larga: la segunda fase de San Marcos, la autovía León-Valladolid, el Palacio de Congresos, la Ponferrada-Orense...», detalla.

Diez critica que Izquierdo diga «ahora que lo importante y lo único es atraer la inversión privada», dado que «las empresas hacen inversiones donde consideran que es más interesante para sus intereses, que son ganar dinero». En España, apostilla el portavoz de la Fele, «hay zonas más óptimas y se debe equiparar a León con ellas para que los empresarios consideren en su libertad de mercado que invertir en León les interesa». «Hay que ver la situación de partida de desigualdad y corregir esos desequilibrios. El cupo vasco es una situación de ventaja competitiva clamorosa. El eje mediterráneo está más desarrollado. No estamos en igualdad de condiciones para competir», detalla el secretario de la patronal, quien admite que «los fondos de la economía verde y digital también tienen que venir a León, pero están a disposición de todo el territorio». «Esto es adicional, pero entre los fines de la mesa lo indispensable es recuperar las inversiones que estaban pendientes. El clamor popular es recuperar a León para el pelotón de las inversiones, no en cabeza, pero sí en el lugar competitivo donde siempre estuvo y del que se ha visto relegado por otros ejes», concede el representante del empresariado, quien reseña que «el Estado ha sido el principal agente captador de inversión en muchas zonas, como en Cataluña, donde la propia ministra de Industria, Reyes Maroto, ha sido designada hoy para negociar la llegada de empresas que atenúen la salida de Nissan».

La fragmentación política y empresarial amenaza la continuidad de la Mesa por León