miércoles 18/5/22

El año pasado los bancos cerraron en todo el país más de 3.000 oficinas, casi el 20% de su red. Y finalizaron el ejercicio con 12.000 empleados menos, aproximadamente el 8% de sus plantillas. La mayor parte de las entidades tienen expedientes de extinción de empleo en marcha, así que el fenómeno sigue acelerándose. Los reguladores siguen presionando a las entidades para que reduzcan sus costes y mejoren su eficiencia, y eso pasa, según Asufin, por la desbancarización de muchas poblaciones. No sólo la zona rural, en muchos barrios es ya imposible realizar determinadas gestiones en una sucursal cercana. El Informe de vulnerabilidad de acceso al efectivo señala que ya hay más de 75.000 leoneses que no tienen un banco o cajero a una distancia razonable de su vivienda. En la provincia son 143 los municipios que no tienen ni oficinas bancarias ni sucursales, y otros 68 las tienen a menos de 5 kilómetros de distancia.

Una fuga por la eficiencia