miércoles. 29.06.2022
Pugna por el reparto de Caja España Duero

Fundos sienta ante el juez a la cúpula de Unicaja por el patrimonio de las cajas

Una veintena de testigos declara desde el lunes hasta el miércoles para determinar la propiedad de una abultada herencia
Unicaja. DL
DL

La cúpula directiva del Grupo Unicaja y la que fue de Banco Ceiss deberán comparecer a partir de este lunes, y hasta el miércoles, ante el Juzgado de Instrucción número 9 de León para responder a la demanda presentada por la Fundación Obra Social de Castilla y León (Fundos), que reclama al banco con sede en Málaga un importante patrimonio inmobiliario, artístico y documental que fue propiedad de las antiguas cajas de ahorro de Castilla y León.

La fundación defiende que ese patrimonio (una treintena de inmuebles, alrededor de 10.000 obras de arte y fondos documentales y 26,5 millones de euros; después de que se haya aclarado de otros 7 inmuebles reclamados no son propiedad de Unicaja y que en los últimos meses se hayan devuelto en torno a un millar de obras de arte) le pertenece por decisión del acuerdo de separación de la actividad financiera de las cajas de sus obras sociales y las propiedades que tenían; y que además una parte le fue arrebatado de manera irregular durante el proceso de integración de Ceiss en Unicaja.

Unos veinte responsables testificarán de lunes a miércoles 

La demanda pone el foco también sobre la situación actual del enorme patrimonio de las antiguas cajas, y sobre la falta de control o el presunto expolio que ha sufrido en los últimos años la herencia de aquellas entidades financieras.

Una veintena de responsables de estas entidades y conocedores del patrimonio testificará ante el juez Luis Ángel Ortega de Castro durante tres días, para esclarecer la propiedad de los bienes que se reclaman y la legalidad de las actuaciones que se llevaron a cabo durante el período en el que la entidad financiera con sede en León tuvo que ser rescatada y pasó a manos de la andaluza.

El primer testigo en declarar será el ex presidente de Banco Ceiss y ex director general de Caja España Duero Evaristo del Canto, al que seguirán poco después Manuel Azuaga, actual presidente de Unicaja Banco y Cecabank, que fue también presidente de Ceiss durante el período de integración de las dos entidades.

Hasta 21 testigos

El juez citó también a declarar al presidente de la Fundación Unicaja y entonces presidente de Unicaja, Braulio Medel; aunque es probable que éste finalmente no preste declaración en el juzgado de Sevilla, como había decidido el magistrado.

A sus declaraciones seguirán las del resto de los testigos, hasta 21, que ostentan o han ostentado responsabilidades en las entidades financieras o la fundación. Declararán también dos peritos: uno del Banco de España y otro del FROB.

Fundos reclama inmuebles, obras de arte y documentos históricos, además de los 26,5 millones de euros

Fundos reclama a Unicaja Banco una larga lista de inmuebles, obras de arte y documentos históricos, además de los 26,5 millones de euros que faltan de los 40 millones que la fundación tenía que haber recibido para gestionar el patrimonio. Uno de los principales argumentos de las irregularidades que según Fundos realizó Unicaja tiene que ver con las escrituras firmadas ante notario el 21 de febrero y 14 de noviembre de 2014, que subsanan la escritura de segregación que habían aprobado el consejo de administración y la asamblea general de Caja España Duero cuando a finales de 2011 separa el negocio financiero del resto de los bienes y actividades de las cajas. Un enorme patrimonio que debía pasar, y así se estableció entonces, a la fundación que heredaba las obras sociales.

La estructura jurídica de la segregación transmite a la futura fundación todos los activos y pasivos excluidos de la actividad directamente financiera de la entidad, que es lo que pasó a Banco Ceiss y posteriormente a Unicaja. Este patrimonio excluido del negocio puramente financiero es el que los órganos de las cajas pasaron a la fundación que heredaba las obras sociales y montes de piedad, aunque ya entonces se advertía expresamente que la relación de bienes que incluía tenía «carácter abierto», y que los bienes que no aparecían especificados formaban también parte de esa herencia.

Cambios en los bienes

La denuncia presentada por Fundos hace hincapié en la coincidencia de los cambios que considera irregulares en el patrimonio recibido con la entrada de Unicaja en el rescate de Banco Ceiss. Una gestión liderada por el actual presidente de Unicaja, Manuel Azuaga.

Explica que como consecuencia de la crisis financiera Banco Ceiss se vio obligado a acogerse a uno de los planes públicos de recapitalización, que su consejo de administración aprobó en diciembre de 2012. Ese mismo mes el Banco de España remitió al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) la situación de resolución en la que se encontraba el banco con sede en León.

Unicaja Banco entró en juego oficialmente en febrero de 2013, cuando presentó una oferta de compra de Banco Ceiss. «Tras un largo, complejo e ininterrumpido proceso, que requirió hasta dos modificaciones del plan de resolución para adaptarlo a la oferta de Unicaja», el consejo del banco andaluz aprobó definitivamente la compra del banco leonés en marzo de 2014; y lo hizo en las condiciones que las autoridades ya habían aprobado y publicado en noviembre de 2013.

Subsanaciones

La fundación denuncia las escrituras que entregaron al banco varios inmuebles que eran de la obra social

Desde el 28 de marzo de 2014 Banco Ceiss se convirtió en filial del Grupo Unicaja. Manuel Azuaga era entonces consejero delegado de la entidad malagueña, y en abril de ese año fue nombrado presidente de Banco Ceiss; cargo que ocupó hasta julio de 2016.

Por lo que se refiere a la fundación que heredaba el patrimonio de las obras sociales, en mayo de 2013 el FROB estableció dentro de las medidas de saneamiento la pérdida de «toda participación de Caja España Duero» en el capital de su banco instrumental. Y estableció un plazo de cinco meses (que finalizaba el 17 de octubre de 2013) para transformarlo en fundación de carácter especial.

Una transformación que los órganos de la entidad no llegaron a realizar, por lo que se determinó la disolución directa de todos los órganos de la caja y se ordenó la creación de una comisión gestora para aprobar los estatutos y nombrar un patronato. Esta comisión gestora no fue nombrada por la Junta hasta junio de 2014. A pesar de que los órganos de la caja estaban disueltos y la gestora de la fundación no existía, y ya mientras se negociaba el proceso de integración en Unicaja, la primera de las modificaciones denunciadas sobre la propiedad del patrimonio de las obras sociales se llevó a cabo ante notario en febrero de 2014.

La segunda subsanación se llevó a cabo en noviembre de ese año, pero la comisión gestora no tuvo participación en la nueva escritura que entregaba al banco otra parte del patrimonio de las obras sociales.

Sin órganos gestores

El caso es que la primera subsanación se produjo cuando se habían disuelto todos los órganos de la caja pero no había nombrada una comisión gestora para poner en marcha la fundación, y la segunda cuando esa comisión ya existía, aunque tampoco se contó con ella para la modificación del patrimonio heredado.

La fundación se constituyó finalmente en diciembre de 2015, más de dos años después de lo que habían establecido las autoridades financieras. En la escritura de constitución de Fundos se establece que su patrimonio está formado por los activos que recogía la escritura de segregación, la aprobada por el consejo de administración a finales de 2011. Ya entonces se constata «la inadecuación» entre el patrimonio que recibía efectivamente la fundación y el que debería haber recibido según la decisión de la asamblea de la caja de ahorros.

Ceiss es filial de Unicaja desde marzo de 2014, aunque negoció las condiciones de su compra desde meses antes; y fue definitivamente absorbida en septiembre de 2018. Fundos considera que las subsanaciones realizadas en ese período «alteran irregularmente la composición del patrimonio segregado», y entrega a Ceiss bienes que expresamente se habían consignado a la fundación.

La llegada de Unicaja

Los cambios en varias de las propiedades coinciden con el período en el que banco se hizo con Ceiss

Todos estos cambios notariales se produjeron durante la integración de Ceiss en Unicaja, cuando los órganos de la entidad anterior ya se habían disuelto. Según la denuncia, no sólo perjudican al patrimonio de la fundación, sino que fueron realizados de manera irregular: no respondían a la subsanación de ningún defecto sino que pretendían cambiar la propiedad de los bienes incluidos, y además fueron registrados pese a que se presentaron por personas que no tenían capacidad jurídica para hacerlo. Y eso fue advertido también dentro de los órganos de gobierno de la entidad financiera.

El notario aceptó las escrituras que establecían que en el patrimonio segregado en favor de la fundación había «por error algunos inmuebles que deben pasar a formar parte del patrimonio del banco», lo que, según la demanda, bajo la apariencia de una subsanación lo que hace en realidad es modificar sustancialmente el patrimonio de las obras sociales, en una operación prohibida además por la regulación de la reestructuración de empresas.

La demanda considera que esas subsanaciones de la escritura de segregación son nulas radicalmente por falta de consentimiento, además de por infracción de las normas mercantiles. La escritura de segregación original establece que sólo puede ser modificada por el entonces presidente del banco, Evaristo del Canto; los vicepresidentes Isaías García Monge y Miguel Ángel Álvarez; el secretario del consejo, Alejandro Menéndez; el director general, José María de la Vega o el secretario general, Luis Miguel Antolín.

Sin embargo, las subsanaciones fueron realizadas por José Manuel Fernández Corral, que ocupaba su cargo en Banco Ceiss pero estaba en excedencia especial para prestar sus servicios en Caja España Duero. La denuncia considera que no tenía poder suficiente como para otorgar el consentimiento de los cambios en el patrimonio. Además, así se advirtió desde los propios órganos de Banco Ceiss, por lo que Fundos considera que estos cambios «no obedecen a un despiste o error, sino a un hecho consciente y premeditado».

Fundos sienta ante el juez a la cúpula de Unicaja por el patrimonio de las cajas
Comentarios