lunes 18/10/21
Cambio de régimen penitenciario

Gago presenta una oferta de trabajo para solamente ir a dormir a la cárcel

Triana rompe con su pareja sentimental, que ha sido deportado de nuevo a Rumanía
policia-y-gago
Raquel Gago, en una salida al médico en León. fERNANDO OTERO

La tercera condenada por el crimen de Isabel Carrasco, la exagente del Cuerpo de Policía Local Raquel Gago, ha solicitado un cambio de régimen penitenciario que posibilitaría —en caso de ser concedido— que solamente acudiese al Centro Penitenciario de Madrid I (Alcalá de Henares) para dormir, y que tuviese el resto del día libre para desempeñar su actividad laboral en una empresa que le ha facilitado una oferta de trabajo en Madrid.

Según publicó ayer el diario ABC, la leonesa condenada a catorce años de prisión como cómplice de asesinato y poseedora de armas de forma ilícita, presentó el pasado día 20 de abril la petición. Fuentes de Instituciones Penitenciarias consultadas por este periódico señalaron que a fecha del jueves 22 de abril, no se tenía constancia de la petición, circunstancia que no significa que no se haya formulado si bien el trámite tardará un tiempo en llevarse a cabo.

Gago había sido beneficiaria del cambio a segundo grado el pasado verano y disfruta de su nueva condición en la prisión madrileña, exclusivamente destinada a mujeres. Tiene intención de continuar con sus estudios y presenta un carácter modélico, el mismo que ya avalaron los funcionarios y la dirección de la prisión de Villahierro, de los cuales se despidió muy agradecida por el trato exquisito que se le dispensó. Es muy similar a la situación que vive en Alcalá de Henares.

Nuevos problemas
La muerte de Pablo Antonio Martínez, esposo de Montserrat, causó un cisma con la familia

Por su parte, según informa el mismo rotativo, Triana Martínez ha puesto fin a la relación sentimental que mantenía con el joven rumano Romeo Chaleru, al que conoció en el Centro Penitenciario de Valladolid, con sede en Villanubla y que se trasladó con ella a Asturias (Villabona) cuando se decretó el cambio de penitenciaría para ubicarla en Villabona (Asturias), donde ahora mismo cumple los 20 años de condena que se le impusieron como cooperadora necesaria junto a su madre, Montserrat González, que cumple 22 por asesinato.

Según ABC, la muerte del inspector Pablo Antonio Martínez, su padre y marido respectivamente, causó otro conflicto a ambas. La prisión les autorizó trasladarse a León donde el policía llevaba semanas ingresado en la UCI, aquejado de coronavirus. No pudieron verlo. La persona autorizada era el hermano del enfermo. Al día siguiente, el padre murió.

El periódico asegura en su información que la familia paterna remoloneó a la hora de informar del lugar y hora del entierro. No tuvieron tiempo de llegar. Montserrat y Triana no perdonan la afrenta.

Gago presenta una oferta de trabajo para solamente ir a dormir a la cárcel
Comentarios