domingo. 29.01.2023

La Perruca tiene una condición mitológica que alumbra tanta leyenda como es posible para un territorio que no acostumbra a dejarse someter; si lo hizo el tren, fue por la urgencia del tiempo de las comunicaciones, que se contagiaron desarrollo y futuro a este cauce fluvial que comparte el ferrocarril Bernesga arriba, Pajares abajo, con arroyos que dejan correr el agua y raíles que dejan fluir el progreso. Por la Perruca corrió el vapor del Adiós Cordera; por la Perruca asomó el morro la 251 que impulsó el último norte pujante que se conoce; por la Perruca amaneció el Alvia; por la Perruca descendió el último mes de octubre el Avril, el 106, la última serie de trenes de muy alta velocidad, al que se le ha asignado la responsabilidad de asumir la próxima era del ferrocarril español.

Tanta historia merece un origen de leyenda, que empieza por esa fachada del emboquille sur que debería perfilarse como símbolo de una época de gloria que preside este túnel legendario de la vía entre León y Asturias; con esa inspiración renacentista, su ático y friso, que anuncia al maquinista que va a entrar en un templo del ferrocarril, que fue la galería más larga de su tiempo.

Tres kilómetros de un viaje interior, que ahora se impone retroactivo, mientras se pone en marcha el contador hacia el final. El rescate parece una utopía, como su origen, también envuelto por un círculo de fantasía del que no escapa ni la inspiración de ese nombre; la Perruca, bordada por el hilo etimológico del término perro o piedra; perruca, por mimetismo con el león de la heráldica del reino de León; perruca, por el perfil de la boca del túnel, que con cierta perspectiva asemeja una perra gorda. Perruca, también por el hito, por la situación del linde entre León y Asturias, la apariencia de perro de la figura del arca entre los dos territorios, en el alto de Pajares.

Más allá de la inspiración que determinó el nombre, la Perruca es parte insustituible de la historia del ferrocarril; de esa estrella que parece dispuesta a apagar el rutilante túnel de la Variante.

Geometría del túnel número 11, que dejó fluir el progreso del norte
Comentarios